HISTÓRICO
Papa habla de su sufrimiento personal, tras escándalo de filtraciones en el Vaticano
  • Papa habla de su sufrimiento personal, tras escándalo de filtraciones en el Vaticano | El pasado 24 de mayo fue detenido por la Gendarmería Vaticana en el pequeño Estado el mayordomo del papa, Paolo Gabriele, de 46 años, acusado de robar documentos reservados enviados a Benedicto XVI.
    Papa habla de su sufrimiento personal, tras escándalo de filtraciones en el Vaticano | El pasado 24 de mayo fue detenido por la Gendarmería Vaticana en el pequeño Estado el mayordomo del papa, Paolo Gabriele, de 46 años, acusado de robar documentos reservados enviados a Benedicto XVI.
Efe-AP | Publicado el 30 de mayo de 2012

El papa Benedicto XVI, asediado por la peor crisis de su pontificado, habló este miércoles de buscar consuelo en la fe por los sufrimientos provenientes incluso de las personas más cercanas a uno.

En su primera referencia a la crisis sobre la filtración de sus documentos privados, que llevó al arresto de su mayordomo, el Papa dijo a los miles de peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro: "Nuestra vida y nuestra senda cristiana a menudo están marcadas por las dificultades, por la incomprensión y por los sufrimientos".

Añadió que todas las personas deben perseverar ante "los conflictos en las relaciones humanas, a menudo dentro de la propia familia de uno".

Sin citar directamente el arresto de su mayordomo, Paolo Gabriele, por el robo y filtración de documentos reservados enviados a Benedicto XVI y a su secretario, Georg Ganswein, el papa dijo que lo ocurrido "ha llenado de tristeza" su corazón, pero que jamás ha dudado de que, a pesar de las pruebas, las dificultades y debilidades, "el Señor abandone a su Iglesia".

La Iglesia la guía el Espíritu Santo y el Señor, aseguró, "jamás le hará faltar su ayuda y la apoyará en su camino".

"Se han multiplicado, no obstante, deducciones, amplificadas por algunos medios de comunicación, del todo gratuitas y que han ido más allá de los hechos, ofreciendo una imagen de la Santa Sede que no se corresponde con la realidad", afirmó Benedicto XVI, en referencia al trato dado por la prensa al nuevo escándalo que ha sacudido al Vaticano.

El pontífice agregó que, "por todo ello", renueva su "confianza" en todos aquellos que con fidelidad y en silencio le ayudan en su magisterio, "comenzando por mis más estrechos colaboradores".

El escándalo
El pasado 24 de mayo fue detenido por la Gendarmería Vaticana en el pequeño Estado el mayordomo del papa, Paolo Gabriele, de 46 años, acusado de robar documentos reservados enviados a Benedicto XVI.

Los agentes encontraron en su domicilio documentos reservados, muchos de los cuales han sido filtrados a la prensa y publicados en el libro "Sua Santita", del italiano Gian Luigi Nuzzi.

Hasta ahora la única persona acusada formalmente de la filtración de documentos reservados del Vaticano es Gabriele, acusado de robo con agravante, según dijo ayer el portavoz vaticano, Federico Lombardi, que negó que cinco cardenales estén siendo investigados.

Gabriele está preso en una sala de máxima seguridad del Vaticano y, según Lombardi, está decidido a colaborar con la Justicia.

El mayordomo todavía no ha sido interrogado por el juez instructor, Piero Bonet, sostuvo Lombardi, que señaló que el papa sufre "un dolor particular", ya que hay que tener en cuenta que se trata de su mayordomo, "una persona muy cercana a él, amada y respetada".

Benedicto XVI quiere, precisó Lombardi, que se llegue a la verdad.

El Vaticano, según afirmó en las últimas horas el arzobispo Angelo Becciu, "número tres" de la Santa Sede, está dispuesto a afrontar "con determinación y confianza una situación francamente difícil".