HISTÓRICO
Parranda en Santa Elena va hasta el 12
  • Parranda en Santa Elena va hasta el 12 | Poco a poco, los visitantes ayudan a Orlando Grajales a armar una silleta de demostración. Él participará en el desfile con una Monumental, con 60 variedades. FOTO DONALDO ZULUAGA
    Parranda en Santa Elena va hasta el 12 | Poco a poco, los visitantes ayudan a Orlando Grajales a armar una silleta de demostración. Él participará en el desfile con una Monumental, con 60 variedades. FOTO DONALDO ZULUAGA
POR LILLIANA VÉLEZ DE RESTREPO | Publicado el 05 de agosto de 2012

Ni el frío ni la lluvia y mucho menos los tacos les quitan los ánimos a los visitantes que quieren vivir de cerca la tradición de los silleteros en Santa Elena, quienes este año decidieron extender los planes de las rutas silleteras hasta el próximo domingo 12 de agosto.

Las visitas en grupo resultan mucho más cómodas: no hay que sufrir por las congestiones ni se tienen que dejar los vehículos a kilómetros de la zona que se quiere visitar.

Montones de turistas, en autos particulares y tipo escalera, gozaron ayer de lo lindo en la tierra de las flores, “donde uno se siente como en el cielo”, como describió la señora Juanita Gutiérrez, emocionada de vivir esta experiencia después de estar 20 años fuera del país.

Para otros, como Lucía Arboleda, “es la oportunidad de volver a las raíces”.

El deleite de las flores se combina con la música y a lo largo de las vías abundan las casetas donde al primer toque de trompeta o tambor se prende la fiesta.

Y qué decir de las delicias gastronómicas. Falta estómago para probar ricos merengones, fresas, empanadas, sancochos, bandejas paisas, truchas, chuzos, arepas y chocolates. Este es un plan para gozar con la familia y los amigos

Planes silleteros
Hoy, vísperas del Desfile de Silleteros, los planes varían y los hay de ocho horas, como los que programa la Corporación Flores del Silletero en la vereda El Plan, con un costo de $84.000 por persona, que incluye transporte ida y regreso desde Medellín, tarjeta de asistencia médica, visita al museo “donde hay objetos del siglo XVIII en adelante”, explica su director Renato Grajales, y a la galería con obras de arte de la región; grupo musical, recorrido por los cultivos, souvenir y almuerzo.

Cuando los visitantes menos piensan, encuentran un nuevo cultivo, con decenas de especies de flores. Un trío musical entona un tema de esos que enamoran, un pasillo, un bambuco o un bolero, para recordar que esta es una fiesta de tradiciones. Inevitable emocionarse.

El anfitrión les corta algunas flores, con el cuidado propio de quien las cultivó, y se las entrega para que le ayuden a armar su silleta.

Así, en Santa Elena, la fiesta es, de verdad, para todos.