HISTÓRICO
"Pascuas" es el azote del norte del Cauca
  • "Pascuas" es el azote del norte del Cauca | Cortesía | En la foto se aprecian de izquierda a derecha alias "Pacho Chino", alias "Sargento Pascuas", alias "Rubén" y alias "Caliche" del Sexto frente de las Farc.
    "Pascuas" es el azote del norte del Cauca | Cortesía | En la foto se aprecian de izquierda a derecha alias "Pacho Chino", alias "Sargento Pascuas", alias "Rubén" y alias "Caliche" del Sexto frente de las Farc.
Javier Alexander Macías | Publicado el 23 de julio de 2011

En la guerra, alias "Sargento Pascuas", único sobreviviente del grupo de fundadores de las Farc, es más una leyenda viviente que un gran comandante.

Es la vieja historia de las Farc que bordean las montañas del norte del Cauca y según algunos investigadores, "la experiencia en cuestiones del conflicto".

Aunque el "SargentoPascuas" ya no es el comandante operativo, es respetado porque "él es un viejo con mucha experiencia y conocimiento del territorio y dice cómo y cuándo se mueven. Hay otros jefes que mueven la cosa día a día como 'Pacho Chino', pero todos le obedecen a él", aseguró Luis Eduardo Celis de la Corporación Nuevo Arcoiris.

Dicen que está disminuido. Tan grande es su limitación para caminar, causada por el paso de los años y la guerra, que los terrenos agrestes de la Cordillera Central tiene que andarlos "a lomo e' mula".

Atrás quedaron los años mozos en los que, por las ofensivas del Ejército, corría a esconderse, como el 27 de mayo de 1964 cuando se refugió en Riochiquito, un sitio selvático ubicado entre Silvia, Inzá y Belalcázar en el departamento del Cauca.

Aquella vez, el campesino Miguel Ángel Pascuas, nacido en Huila en los años 40 e hijo de padres dedicados a la comercialización de la leche, huyó por las montañas de la Cordillera Central de la operación Marquetalia, en la que, según algunos historiadores, 12.000 hombres de las fuerzas del Estado trataron de erradicar lo que quedaba de las guerrillas liberales y que meses después dieron vida a las Farc.

Pero no fueron tantos, o por lo menos eso indican documentos del Ejército Nacional en los que se registra que en Marquetalia 2.400 soldados, divididos en 550 hombres del Batallón Rooke, 90 de Inteligencia y Localización, 130 de la Compañía Lanceros de la 8ª Brigada, 30 de otras compañías y 13 altos mandos del Batallón Colombia hicieron el asalto por tierra.

Apoyaron el operativo 147 soldados de la Compañía Bolívar del mismo batallón, 3 hombres del Grupo de Control Aerotáctico de la Fuerza Aérea Colombiana, 3 lugareños utilizados como guías, 9 tripulantes de 2 helicópteros Kaman , 2 Iraquois y uno de observación, más 420 efectivos del Batallón Tenerife, 500 del Batallón Boyacá, 450 del Batallón Caycedo y 55 de otros destacamentos.

Persiguieron a Pascuas, a Pedro Antonio Marín, alias "Tirofijo" o "Manuel Marulanda", a Fernando Bustos, a Jaime Guaracas; a alias "Joselo", a alias "Nariño", y a otros 45 campesinos que, armados con escopetas, no resistieron el feroz ataque y se internaron en lo que sería en adelante su hogar: las selvas de Colombia.

De esas escapadas a las ofensivas solo le quedan los recuerdos a Miguel Ángel Pascuas, más conocido con el alias de "Sargento Pascuas" o solo "Pascuas", quien sigue vivo luego de sumir por más de 45 años en un conflicto armado a la población colombiana.

El azote del Cauca
Internado en las selvas y con el paso de los años, "Pascuas" cambió su ropa campesina por el camuflado. Atrás quedó la ruana y se terció un fusil al hombro, y desde 1979, según fuentes militares, llegó a comandar el Sexto frente de las Farc, el cual se estableció en las cumbres de la Cordillera Central "porque se necesitaba copar un espacio estratégico para crear un lugar seguro para el Secretariado".

Cuentan los investigadores que se establecieron allí porque "era necesario tener un espacio para las Farc, así que en los ochenta llegaron a una región en la que había otros grupos armados como Quintín Lame y el M-19".

Según el investigador, luego del acuerdo de paz firmado por el M-19 con el Gobierno y la desmovilización del Quintín Lame, las Farc se adueñaron de ese territorio y se establecieron en los municipios del norte de Cauca, bajo el mando del 'Pascuas'".

Desde este fortín de montañas y selva, "Pascuas" desató las acciones militares que le fueron calificando, según los expertos, como un jefe guerrillero implacable, incluso con las comunidades indígenas de los territorios copados por el Sexto frente en el norte del Cauca.

Celis, de Nuevo Arcoiris expresó que "el hombre es un histórico en las Farc, es un viejo zorro, pero no quiere a los indígenas, ha sido muy hostil con ellos y mantiene una pelea histórica en estos territorios".

No solo las agresiones a los indígenas pesan en el prontuario de "Pascuas", también conocido con los alias del "Cucho", "el Viejo" o "Humberto".

Las autoridades le endilgan los más de 600 hostigamientos, 14 tomas guerrilleras y las 5 destrucciones solo en Toribío, más otros ataques, también en el Cauca, en los que han perdido la vida más de 800 uniformados, como el perpetrado en El Tablón (Corinto), el 9 de noviembre de 2009, en el cual murieron ocho soldados, otros nueve quedaron heridos y un suboficial desaparecido.

El coronel Mario Beltrán, comandante operativo No 3 de la Tercera Brigada del Ejército, cuyo centro de operaciones son los municipios del norte del Cauca, aseveró que "Pascuas" es el cabecilla y "sigue ahí. Anda por los 70 años, pero los que realmente pelean son los milicianos porque la gente encuadrillada y uniformada es muy poquita. 'El Viejo' tiene poder por ser un símbolo, pero los mandos ya son otros".

Cercano a "Alfonso Cano"
Entre las informaciones que maneja inteligencia militar, se presume que las Farc "están buscando la forma de reunir a Guillermo León Sáenz, alias 'Alfonso Cano', en los campamentos de 'Pascuas' y darle un respiro a la ofensiva lanzada contra el máximo jefe guerrillero.

"De ser así, sería muy duro capturar a 'Cano', porque para ingresar a ese nudo formado en la Cordillera Central entre los departamentos de Tolima, Huila, Valle del Cauca y Cauca se necesitan fuerzas muy especializadas", afirmaron fuentes de inteligencia militar.

Es tanta la confianza que "Cano" le tiene a "Pascuas" que le envió a la única mujer de su confianza, encargada de sus anillos de seguridad, Magally Grannobles, alias "Mayerli" para que "el Viejo" la entrenara. "Mayerli" fue abatida junto a 12 guerrilleros el 11 de julio de 2010 y comandó el frente Héroes de Marquetalia con más de 300 hombres. Se le acusó de planear y ejecutar más de 30 ataques contra la Fuerza Pública en Tolima y Huila, entre 1998 y 2003.

Sin embargo, el comandante de las Fuerzas Militares, el almirante Édgar Cely, expresó que "el cabecilla del frente Sexto, alias 'Pascuas', está aquí desde el inicio de las Farc y, de manera arbitraria, ha creído que esta ya es su zona. Vamos a traer tropas, estamos en una campaña de acercamiento con la población y también va a entrar Acción Social. Esperamos un resultado que permita liberar a esta zona del yugo de las Farc".

Su cabeza tiene precio
Una de las fuentes de financiación del Sexto frente de las Farc en el Cauca, son los cultivos de marihuana y en menor cuantía la coca.

Informes de inteligencia señalan que "el manejo total de la franquicia en el Cauca es por parte de alias 'Pascuas', integrante del Secretariado de las Farc" y uno de los centros de mayor producción es la vereda "La Cominera" en Corinto (Cauca).

El coronel Beltrán explicó que este frente es el centro financiero "porque ellos se llenan de billete para botarle plata a 'Cano' y para botarle plata a los jefes que están arriba. Es un corredor cerca al Pacífico".

En operaciones militares en 2011, el Sexto Frente ha sufrido la destrucción de 22 invernaderos de marihuana, 17 en Corinto y 5 en Caloto; además del decomiso de gran cantidad de droga lista para su comercialización y la destrucción de laboratorios y cristalizaderos de cocaína, pérdidas que suman 138.000 millones de pesos.

La Interpol emitió una circular roja que pretende la captura de "Pascuas" y el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de 2,5 millones de dólares "por información que lleve a su captura".

Tras los hechos que semidestruyeron por quinta vez a Toribío el pasado 9 de julio con una chiva cargada con 14 cilindros bomba, el Gobierno Nacional ofreció una recompensa de $2.000 millones por su cabeza.

Pero "Pascuas" sigue ahí, en las montañas de Cauca, desangrando con sus acciones violentas un pueblo cansado de vivir un conflicto que lo ha tenido subyugado por más de cuatro décadas.