HISTÓRICO
Peligran especies que San Andrés había protegido
  • Peligran especies que San Andrés había protegido
Por CLARA ISABEL VÉLEZ RINCÓN | Publicado el 10 de mayo de 2013

Desde que se conoció el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que le recortó cerca de 75.000 kilómetros de mar a Colombia, la exportación de langosta de Nicaragua que ocupa el primer lugar en el Producto Interno Bruto (PIB) de ese país, se elevó un 200 por ciento.

¿La razón? Los pescadores nicaragüenses ingresan a las aguas que, según la CIJ ahora son parte de su territorio, pescan la langosta y otras especies que Colombia protegió.

Esto generó una especie de "desobediencia civil" por parte de los pescadores colombianos que consideran que si los nicaragüenses no guardan las normas ellos tampoco deben hacerlo. Con lo que el trabajo de educación ambiental que Coralina ha realizado durante 17 años, está en peligro.

La advertencia la hizo el director de esa corporación ambiental, Durcey Alison Stephens Lever, durante el foro sobre las Implicaciones Ambientales del Fallo de La Haya realizado ayer por la Corporación Ambiental Universitaria, adscrita a la Universidad de Antioquia.

Según Stephens, la reglamentación de Colombia frente a la pesca en la reserva Sea Flower es estricta: se prohibe el uso de equipos de buceo para pescar con arpón, el de redes y trasmallos y se controla el número de pasajeros en cada embarcación. En materia de conservación se prohibe la pesca de tiburones, hay restricciones en la de tortuga y se tienen controles frente a la langosta y el caracol pala.

A esto se suma el riesgo que representaría la apertura del canal interoceánico que planea Nicaragua, por posibles derrames de combustible, y la preocupación por la posible explotación petrolera que planea ese país en el área que fue protegida.

Carlos Alberto Zárate, director de la Corporación Ambiental Universitaria, insistió en que los habitantes de la parte continental de Colombia no hemos entendido la riqueza ambiental que está en peligro en San Andrés.

Lo más grave, es que ese daño ambiental puede darse en otras regiones del país como el parque natural de Los Katíos, que está entre Antioquia y Chocó y Malpelo, declarados patrimonio de la humanidad. "No podemos seguir de espalda al mar y en el caso de Antioquia que tenemos la costa más grande del Caribe después de La Guajira. Tener estos debates ayudan a sensibilizar a la población".