HISTÓRICO
PENSIONES ESPECIALES DE ALTOS DIGNATARIOS
Por JORGE HERNÁN FRANCO | Publicado el 26 de enero de 2013
A raíz de la polvareda que se ha desatado por la solicitud que han hecho personas de que se revisen las pensiones de jubilación de algunos altos mandatarios de la nación, acepto sus criterios pero no los comparto, toda vez que esas pensiones se lograron a base de triquiñuelas, trampas, mentiras y excesos no contemplados en la Ley 4 de 1992.

Estas pensiones exceden los 25 salarios mínimos mensuales y no estoy de acuerdo con el procurador general, Alejandro Ordóñez, quien asegura que se trata de derechos adquiridos.

Lo lógico es que todas esas pensiones excedidas se reliquiden y sean contraídas al tope legal.

Entre otras cosas, en la década de los años ochenta, el tope legal era de 22 salarios mínimos mensuales, además de otras exigencias de orden legal.

Esa norma que fue reemplazada por la ley ya señalada, elevando el tope hasta los 25 salarios mínimos que hoy rigen, pero con el agravante de que las exigencias que existían fueron eliminadas para poder cometer los exabruptos que desde entonces y hasta hoy día se contemplan.