HISTÓRICO
PERO NO TODA LA MATA
  • PERO NO TODA LA MATA |
    PERO NO TODA LA MATA |
Por ÓSCAR HERNÁNDEZ M. | Publicado el 18 de febrero de 2013

Todo el telenovelismo colombiano sobre la situación de Venezuela parece que se va a convertir en el best seller del año, o del siglo, porque desde que abrimos los ojos hasta que los cerramos, la televisión anda detrás del último suspiro del presidente, de los discursos del señor vicepresidente y de la cantidad de declaraciones de todos los tonos y colores. ¿Cuál razón hay para que pongamos más atención a los problemas de los vecinos que a los nuestros?

Desde luego que el problema del vecindario es grave, pero los problemas nuestros van mucho más allá de un presidente enfermo, que se dé la noticia, vaya, pero que esa sea la noticia estrella de todos los días y todas las noches no es ningún favor para los colombianos. Claro que hay que informar, pero no sobresaturar la atención colombiana que de verdad tiene muy poco que ver con todo ese escándalo que se ha armado.

Por supuesto que nos duele la enfermedad grave y seria de un vecino, pero de allí a que nos convirtamos en depositarios de cada palabra que sale de La Habana o de Caracas hay mucha distancia. Pedimos por la salud del presidente enfermo y esperamos un feliz desenlace. Pero no vamos más allá. Bueno es culantro, pero no toda la mata.

PAUSA. Se despiden un marrano y un cocodrilo: adiós, cartera, y responde el cocodrilo: adiós chuleta.

Y LISTOS. Ya es bueno que termine esa discusión sobre cuál es o ha sido el mejor futbolista del mundo. Las cosas están bien claras, aunque algunos fanáticos, o mejor ultrafanáticos insistan en que el otro argentino, el que ya anda de entrenador fue mejor en su época que ese brujo llamado Lionel Messi. Yo diría sin exagerar que el viejo, calificando del uno al diez, está en el ocho y Messi camina muy cerca del once...

La argumentación de los anti-Messi es absolutamente ridícula cuando sostienen que para Messi ser el primero debe ganar una copa mundo. Por favor, el balón de oro no se le da a un equipo sino a un jugador. El mejor jugador del mundo no es el Barcelona, que son once, sino uno de sus jugadores. Así que terminen la discusión y sigan todos en santa paz... eso sí, esperando el quinto balón de oro para el otro año. Como no hay quinto malo... Y a lo mejor es para Falcao.