HISTÓRICO
Piden la renuncia de la presidenta de la Corte tras escándalo por crucero
  • Piden la renuncia de la presidenta de la Corte tras escándalo por crucero |
    Piden la renuncia de la presidenta de la Corte tras escándalo por crucero |
Colprensa | Publicado el 28 de mayo de 2013

El crucero por el Caribe de la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, magistrada Ruth Marina Díaz, ya implicó la primera recusación en su contra para que no pueda conocer una tutela que presentó un abogado en contra de dos de las magistradas con las que se fue de viaje.
 
La abogada Yamile Guerra Suárez radicó este lunes la recusación en contra de Díaz Rueda por considerar que esta debió declarase impedida para dar trámite a una tutela presentada con la magistrada del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, María Patricia Cruz Miranda, y la magistrada de ese mismo Tribunal, Sala de Descongestión, Luz Stella Roca Betancur.
 
Ambas fueron entuteladas por sus actuaciones dentro de un proceso judicial que empezó en 2005 cuando una Unión Temporal rompió de forma unilateral un contrato con la Sociedad New Concept and Administration.
 
El proceso finalmente llegó a la Sala Civil de la Corte y está en manos de la magistrada Margarita Cabello Blanco. El Problema reside en que supuestamente Díaz no se declaró impedía y, en cambio, si lo hicieron los magistrados Arturo Solarte y Jesús Vall del Rutten, dejando a la Sala con solo cuatro magistrados para resolver el caso.
 
La tutela fue admitida el pasado 7 de mayo y sus términos se vencían el 21 de este mismo mes cuando la magistrada estaba en el cuestionado crucero. Cabe decir, no obstante, que los impedimentos no han sido resueltos.
 
De acuerdo con la demandante, “no es dable entender por qué a la fecha aún no se ha proferido el respectivo fallo de tutela, pero a su vez e irónicamente los hechos que sustentan esta recusación nos muestra que mientras la magistrada atiende compromisos de orden personalísimo, afectivo y de buen detalle de dos de las magistradas entuteladas, olvida que la acción de tutela por su naturaleza y trámite obedece a unos términos improrrogables para el proferimiento de la sentencia”.
 
La recusación de 10 páginas acusa a la magistrada de no tener en cuenta la composición de la Sala Civil antes de salir de viaje e indica que su presencia era necesaria en ese entonces, cuando se desconocían los vínculos de amistad con las otras magistradas, para conocer el caso.
 
“Quizá la magistrada hoy recusa en el afán natural de organizar los preparativos de su gira turística internacional olvidó reparar la situación interna de la sala”, dice la recusación.
 
En su petición, la jurista Guerra Suárez considera que la presidenta de la Corte se declare impedida y que por lo tanto se nombre un conjuez para dar trámite al caso.
 
Cuando la Unión Temporal rompió de forma unilateral un contrato con la Sociedad New Concept and Administration, la sociedad demandó y un juez civil falló a su favor ordenando el pago de más de 12 mil millones de pesos.
 
En segunda instancia, el caso lo conoció la magistrada Cruz Miranda quien, de acuerdo con la demandante, remitió el proceso a la Sala de Descongestión “sin acta o auto que procurara soporte jurídico”.
 
Allí fue revocado el fallo que ordenaba pagar a favor de New Concept los 12 mil millones de pesos y sus abogados presentaron un incidente de nulidad que fue denegado por la magistrada Roca Betancur.