HISTÓRICO
"Piedra lunar" de museo holandés resultó ser madera petrificada
AP | Publicado el 27 de agosto de 2009

Parecía piedra lunar, pero era madera terrícola. El museo nacional de Holanda dijo este jueves que uno de sus objetos más preciados, una piedra supuestamente traída desde la Luna por astronautas del Apolo 11, no es más que un trozo de madera petrificada.

La vocera del Rijksmuseum, Xandra van Gelder, supervisora de la investigación que reveló que la pieza era falsa, dijo que el museo la conservará como objeto curioso.

"Es una linda historia, con algunas preguntas que aún no tienen respuesta", dijo van Gelder. "Podemos reírnos un poco".

El museo adquirió la piedra tras la muerte del ex primer ministro Willem Dreesman en 1988. Este la había recibido como obsequio personal del entonces embajador estadounidense J. William Middendorf el 9 de octubre de 1969, durante una visita de los tres astronautas del Apolo 11, parte de su gira mundial después del primer alunizaje.

"Aparentemente, nadie puso en duda (la autenticidad de la piedra) porque pertenecía a la colección del primer ministro", dijo van Gelder.

La piedra no es parte de la exhibición permanente del museo, conocido sobre todo por las obras de Rembrandt y otros maestros holandeses.

Exhibida en 2006, un experto en cuestiones espaciales dijo al museo que difícilmente la Nasa regalaría piedras lunares apenas tres meses después del regreso del Apolo a la Tierra.

Según investigadores de la Universidad Libre de Amsterdam, se advertía a primera vista que la piedra no venía de la Luna.

"Es una piedra común y corriente, casi sin valor", dijo el geólogo Frank Beunk en un artículo publicado por el museo.

La evaluó en unos 50 euros (70 dólares).