HISTÓRICO
PRINCIPIOS, SOLO CUANDO AYUDAN EN LAS ENCUESTAS
  • PRINCIPIOS, SOLO CUANDO AYUDAN EN LAS ENCUESTAS |
    PRINCIPIOS, SOLO CUANDO AYUDAN EN LAS ENCUESTAS |
Por JUAN DAVID ESCOBAR VALENCIA | Publicado el 24 de febrero de 2013

"En estos tiempos económicos difíciles, todos somos muy conscientes de que la seguridad tiene un precio. Pero no debemos olvidar que el costo de la inseguridad es inaceptable"... "Las decisiones que tomamos en defensa hoy tendrán un impacto profundo mañana en la seguridad de nuestros hijos": Anders Fogh Rasmussen, Secretario General de la Otán y exprimer ministro de Dinamarca.

Qué curioso que el gobierno que utilizó todas las fórmulas existentes para negar el gigantesco error de las conversaciones de paz con los delincuentes de las Farc, desde mentirles a los colombianos, hacer el despeje jurídico más grande de la historia colombiana sin exigir nada a cambio, para dejar impunes por anticipado a los causantes del atraso del país por sus delitos cometidos en el pasado, hoy y mañana; que permitió la complicidad de los dictadores de Cuba y Venezuela para este propósito vergonzoso; que aceptó que humillasen a las víctimas de estos bandidos al ser despreciados por los cabecillas que engordan y montan en motos "capitalistas" de cuenta nuestra; que acusó de guerreristas y manos negras a quienes advertimos desde el comienzo la incongruencia, falta de realidad e inoportunidad de este adefesio mediático-político; que aceptó con un cinismo que raya en la vulgaridad que solo en unas semanas fuese violada, solo un poquito, nada más 52 veces, la integridad de los colombianos, minimizando y encubriendo su significado; que a través de sus áulicos, unos pagados con pauta y otros tontos per se, repetían como loros que este proceso de conversaciones no tenía ningún costo, saliera o no saliera, y que quien dijera lo contrario era un guerrerista y sanguinario a quien no le importaban los pobres del país; que al peor estilo de los populistas más dañinos que ha tenido este continente, trató de satanizar al representante de un gremio por defender los derechos y principios básicos de la democracia y la libertad que tanto nos ha costado, solo porque no estuvo de acuerdo con esta mascarada patética.

Que por medio de su "big brother" chantajeó electoralmente a todos los colombianos con la necesidad de su reelección para supuestamente no caer en el abismo que ellos mismos han cavado, y especialmente, que no le importó que los colombianos fuesen víctimas y siguieran perdiendo la poca seguridad que nos queda, pues es el "costo de la paz"; ahora que no sabe cómo más ocultar semejante fracaso anunciado y en vez de ganar puntos en las encuestas sigue cayendo consistentemente, ahora sí se muestran indignados por las acciones de la guerrilla.

Qué cinismo el del Ministro Carrillo cuando dijo hace unos días, actuando sin convencer ni al espejo: "Que dejen de secuestrar y que dejen de atentar contra los colombianos".

¿Qué tan raro que ahora que está naufragando su plan politiquero y electoral, ahora sí es inaceptable el secuestro? ¿Qué extraño que ahora que agotaron su inventario de falacias, la gente del campo, que eran "sacrificables", ahora sí tienen la condición de colombianos?

El país tiene que estar preparado para cobrarle, y caro, a este gobierno irresponsable por este fiasco y no dejarnos meter el cuento que esto no tuvo costo.