HISTÓRICO
Proceso deportivo contra el Inter por cuestionar a los árbitros
Efe | Publicado el 12 de abril de 2013

La Fiscalía de la Federación Italiana de Fútbol (Figc) decidió este viernes el procesamiento deportivo de Massimo Moratti y el club que preside, el Inter de Milán, por las declaraciones que hizo tras la derrota de su equipo ante el Atalanta (3-4) el domingo, en las que cuestionaba a los árbitros.
 
Según informó la Figc en un comunicado, el Inter y Moratti deberán afrontar el proceso ante la Comisión de Disciplina Nacional una vez que la Fiscalía de la Federación Italia de Fútbol ha examinado las declaraciones públicas que hizo el lunes y martes pasados.

"Moratti será procesado por haber expresado, mediante declaraciones públicas en medios de información, juicios y consideraciones lesivas para la reputación y en particular la buena fe y la imparcialidad de los árbitros y, por ende, para el carácter reglamentario del campeonato", destaca la nota.

Con estas declaraciones, prosigue, el presidente del Inter perjudica "la reputación de los organismos que operan en el ámbito de la Figc, así como el prestigio y la credibilidad de la misma institución federativa".

El proceso deportivo contra el Inter, que puede enfrentarse, entre otras cosas, a una sanción de puntos en la clasificación de la Serie A (Primera División) de la Liga italiana, llega en concepto de "responsabilidad directa" por la posible "violación" de las normas en la que pudo incurrir su presidente y representante legal con esas declaraciones.

La polémica surgió en el encuentro del domingo, en el que el Inter perdió por 3-4 después que, cuando iba ganando por 3-1, el árbitro pitara un penalti, según los jugadores del Inter injusto, a favor del Atalanta y su materialización supusiera el inicio de la remontada de los de Bérgamo.

Inmediatamente tras el encuentro, Moratti dijo a los periodistas que no creía "en la buena fe" de la actuación arbitral y se reafirmó en sus declaraciones solo horas después, ya el lunes, preguntado de nuevo por los medios.

"No he cambiado de idea. Cuando existe la voluntad de arremeter, se arremete", dijo el presidente 'nerazzurro', a su llegada a la sede de la petrolera propiedad de su familia, Saras, en Milán (norte de Italia).

"No necesito explicar lo que dije ayer (domingo). Basta con ver cómo está marchando el campeonato. Cuando se quiere arremeter contra alguien, se arremete y, por tanto, cuando hay dudas no se pita el penalti contra el Atalanta y esto ocurre ya desde hace 21 partidos, mientras que cuando 'no hay dudas' de que no es penalti se pita contra nosotros, porque ayer de verdad que no había nada", agregó.

Tras la derrota del domingo, el Inter queda fuera de los puestos que dan derecho a jugar competición europea, en la sexta plaza de la clasificación de la Serie A, a un punto de distancia del quinto, el Lazio, y a ocho del eterno rival, el Milan, que ocupa la última plaza que da acceso a la Liga de Campeones.