HISTÓRICO
¡Que liberen al ingeniero Montes!
  • La familia de Andrés ha hecho varios llamados para que liberen a su familiar. FOTO donaldo zuluaga
    La familia de Andrés ha hecho varios llamados para que liberen a su familiar. FOTO donaldo zuluaga
Por JAVIER ALEXANDER MACÍAS | Publicado el 03 de abril de 2013

A veces, cuando siente la ausencia de su amo, Sofi, una perra labradora chocolate, se mete bajo la cama de León Andrés Montes Ceballos y escarba afanosamente en la baldosa fría. Lleva 8 meses haciéndolo, después de que el Eln decidiera llevarse a la selva al Ingeniero Forestal de 31 años de edad.

En esos días, Sofi también husmea en el altar donde una foto de Andrés está rodeada de velones, varias imágenes de María, y las oraciones que sus hermanos y sus padres Horacio Montes y María Isabel Ceballos hacen para pedir por su regreso.

"El lugar de él es acá y acá lo esperamos", repite constantemente María Isabel, mientras enseña la última foto recibida por ellos como prueba de supervivencia en agosto pasado. —Pero no hemos vuelto a saber nada de mi hijo y esta incertidumbre nos está matando- dice la mujer.

Y en esa larga espera, que ajusta 240 días, pocas cosas han cambiado. La cama de Andrés sigue en el mismo cuarto que compartía con su hermano. También está el televisor en el que saciaba su afición a los videojuegos y en el que veía sus películas preferidas.

"Ellos deberían liberarlo. No tenemos dinero para pagar ni muchas comodidades. Él siempre ha sido una persona que ayuda a la gente. A sus hermanos les ayudaba con la universidad", relata Horacio, el padre.

Se lo llevó el Eln
El 30 de julio de 2012 María Isabel recibió dos llamadas de la empresa multinacional para la cual trabaja su hijo. La primera fue en horas de la mañana, cuando el gerente de la empresa agrícola le avisaba que su hijo estaba desaparecido. La segunda la recibió al mediodía y la derrumbó. En esta comunicación "me dijeron que se lo había llevado la guerrilla del Eln".

El secuestro de Andrés se dio en la vereda Portachuelo de Amalfi, Nordeste antioqueño. Mientras se desplazaba por uno de los caminos veredales en una camioneta, fue interceptado por los hombres armados que por órdenes de alias "Víctor" quemaron el vehículo y se llevaron al ingeniero forestal.

Quince días después, Horacio recibió una llamada. En ella le explicaban los motivos del rapto y las exigencias. "Pedían 250 millones de pesos. Les dije que no tenía con qué pagar ese dinero. La persona que me llamó, y se identificó como un tal ‘Gildardo’, me dijo que el problema no era con Andrés sino con la empresa con la que él trabajaba. Que estaban negociando".

Luego tuvieron una prueba de supervivencia en la que Andrés, de camisa verde desteñida, dice que lo tiene ese grupo guerrillero y que lo han tratado bien, pero el corazón de madre de María Isabel "le notó un semblante angustiado".

Un rechazo total
Amigos, colegas y familiares han reclamado una y otra vez la liberación de Andrés. El 25 de agosto de 2012, 800 personas marcharon para exigirle al Eln que lo devuelva.

A ese clamor se sumó Colforestal, la red que representa a los profesionales y trabajadores forestales, que mediante un comunicado manifestaron seguir clamando por la pronta liberación, sano y salvo, "y el feliz retorno a su familia y a su proyecto de vida".

Fuentes de Inteligencia Militar aseguraron que la información que tienen es que la estructura ilegal lo retiene en un área rural, límite entre Amalfi y Remedios".

Desde enero los Montes-Ceballos no saben nada de Andrés. Se aferran a las fotos en las que sonríe. Las imágenes reducen un poco la ausencia que sienten María Isabel, Horacio y los hermanos de Andrés. También de Sofi que, desesperada, busca bajo la cama los rastros y mimos del ingeniero.