HISTÓRICO
Quieren conservar el túnel verde
Por JUAN DAVID MONTOYA Y JOSÉ F. LOAIZA BRAN | Publicado el 15 de junio de 2013
Escribía Fernando González que él no necesitaba buscar el paraíso porque, rodeado por árboles y quebradas, ya vivía en él.

Ayer, un nutrido grupo de manifestantes se volcó sobre los alrededores de Otraparte, el hogar del escritor antioqueño, para defender lo que queda de ese paraíso.

"No a la tala / sí al túnel verde", gritaban entusiastas quienes se oponen a la destrucción del corredor arbóreo que cubre la Avenida El Poblado, debido al avance de metroplús en Envigado.

Con carteles y frases como "los árboles nos enferman, el cemento nos asfixia", "no talen nuestro oxígeno" y "no al arboricidio", los habitantes de Villagrande mostraron su gran malestar frente al proyecto de transporte masivo.

La construcción del tramo 2B de metroplús implica talar 172 árboles y trasplantar otros 28. Dos de estos últimos fueron trasladados este viernes del sector La Frontera al barrio Zúñiga.

En su preocupación por la afectación del túnel verde que conforma la vegetación sobre la avenida El Poblado, residentes del sector han coincidido con argumentos del presidente de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos, Álvaro Villegas, quien objetó que no solo se destrozará uno de los sectores más verdes y bellos de la ciudad, sino que se construirá una línea paralela al metro, en lugar de tratar de llevar a la manera de espina de pescado todo el flujo de usuarios a las estaciones del sistema masivo.

Moreno ha sugerido que no se cometa el mismo error de la línea de metroplús que va paralela al metro en la avenida del Ferrocarril y no destruir el paisaje de la avenida.

Según el supervisor del tramo 2B, Hárold Vélez, la obra se ejecutará de norte a sur, en tres tramos de 300 metros.

La avenida tendrá dos calzadas de 10,5 metros de ancho, cada una con tres carriles, y un separador central de 1,5 metros. En el sector se ubicará una estación en Otraparte a la altura de la calle 26 sur.

El alcalde de Envigado, Héctor Londoño, afirma que el cordón verde se conservará y que en la localidad hay criterios estrictos para la tala. Subrayó que 70 de los árboles que se van a talar tienen estado fitosanitario entre regular y malo y representan riesgo. Según el mandatario, se sembrarán árboles grandes.