HISTÓRICO
Renunció el ministro más polémico del Gobierno de Portugal
Efe | Publicado el 04 de abril de 2013
El ministro portugués más polémico, Miguel Relvas, titular de Asuntos Parlamentarios y protagonista de varios escándalos en los últimos dos años, presentó este jueves su dimisión al jefe del Ejecutivo, el conservador Pedro Passos Coelho, debido, explicó, a la falta de "condiciones anímicas" para seguir en el Gobierno.

Relvas hizo una declaración ante los periodistas en la que glosó los que considera logros de su gestión, pero no quiso responder a las preguntas sobre una posible anulación de su título universitario, obtenido mediante convalidaciones anómalas, y que los medios lusos relacionan con la renuncia.

Miguel Relvas estaba considerado la mano derecha de Passos Coelho y también el miembro más cuestionado de su Gobierno, al que se incorporó cuando fue constituido, tras las elecciones anticipadas de junio de 2011.

Protagonizó las más sonadas polémicas del actual Ejecutivo luso por las circunstancias anómalas en las que obtuvo el título de licenciado en Política y Relaciones Internacionales, sus enfrentamientos con periodistas, que le acusaron de presiones y amenazas, y sus relaciones con un antiguo jefe de los servicios secretos acusado de espiar para empresas.

Varios portavoces de partidos de la oposición de izquierda, que había pedido su dimisión en el Parlamento, valoraron positivamente su salida del Ejecutivo y una de las figuras del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), António Capucho, señaló que la renuncia es un "alivio" para el primer ministro.

En su comparecencia ante la prensa, Relvas hizo una sentida defensa de la gestión gubernamental de Passos Coelho y recordó su trabajó con él en el PSD desde dos años antes de que llegara al Gobierno.

La dimisión ha sido "por voluntad propia", aseguró Relvas, quien explicó que tomó la decisión "hace varias semanas, conjuntamente con el primer ministro".

"Ya no tengo condiciones anímicas para continuar", afirmó Relvas, tras destacar los ahorros y la eficiencia logradas para el Estado con una reforma administrativa que ha reducido los ayuntamientos y las empresas municipales y una reestructuración de la televisión pública RTP que disminuyó su presupuesto el 22 %.

Su dimisión fue aceptada de inmediato, según informó el Ejecutivo, que elogió al dimisionario.

El ministro fue, sin embargo, una de las autoridades más criticadas por los manifestantes que protestan contra las medidas de austeridad del Gobierno, boicotean sus actos e interrumpen los discursos con el himno de la revolución lusa de 1974.

La renuncia obligará a Passos Coelho a realizar la primera remodelación de alto nivel en el Gobierno, en el que solo ha cambiado hasta ahora secretarios de Estado.