HISTÓRICO
Ruidos que alteran la convivencia
  • Ruidos que alteran la convivencia | | Las quejas que más expresan los vecinos son cuando las personas de apartamentos aledaños realizan fiestas. Al mismo, tiempo las mascotas cuando quedan en las residencias solas pueden incomodar con sus ruidos a los vecinos.
    Ruidos que alteran la convivencia | | Las quejas que más expresan los vecinos son cuando las personas de apartamentos aledaños realizan fiestas. Al mismo, tiempo las mascotas cuando quedan en las residencias solas pueden incomodar con sus ruidos a los vecinos.
Paula Andrea Ruiz | Publicado el 26 de noviembre de 2010

Ya está por comenzar la época de diciembre. Temporada en la que se realizan más celebraciones, por motivo de grados, matrimonios o reencuentros con familiares, es decir, siempre hay actividades que por lo general terminan en pequeñas o grandes fiestas.

Ante este tipo de situaciones las personas que viven en apartamentos deben recordar las reglas y las normas que tienen las administraciones de la copropiedad.

Sandra Betancur habitante de una urbanización ubicada en Guayabal, confirma que al principio realizar reuniones en su apartamento era un poco complicado, ya que los manuales de convivencia de la unidad no permitían ninguna clase de ruido.

"Cuando llegué no era consciente del ruido, pues yo habitaba en una casa en donde era muy común hacer fiestas. Pero al vivir en un apartamento se debe pensar en que los vecinos están al lado, encima y debajo, y que los sonidos ocasionados por uno perturban las actividades de ellos. Por tal motivo, cuando decidimos hacer una fiesta solicitamos permiso y sabemos que el ruido debe ser poco y no hasta muy tarde", manifiesta.

Generar cultura
Alfonso Álvarez, director ejecutivo de la Asociación de propietarios, arrendatarios y administradores, Asurbe, expresa que el ideal es generar cultura entre los propietarios.

"Muchas veces las personas se olvidan que al vivir en una copropiedad se asumen ciertas normas y reglas. En muchas ocasiones si uno habla con los propietarios y manifiesta que va a celebrar los grados de un hijo y que se hará un ruido no muy exagerado, se puede llegar a un acuerdo. Así que la clave está en la comunicación",dice.

La idea es no cometer malestar e indisciplina con los vecinos, por ejemplo en las unidades es permitido realizar algunas celebraciones sin exceder los horarios.

De esta manera, el objetivo es cumplir las reglas establecidas, para evitar llamados de atención e inconformidades con los otros propietarios. Diego Restrepo, experto y consultor inmobiliario, aconseja que es importante que los administradores sean proactivos para evitar conflictos. Además, recomienda que a través de campañas se aclare y reiteren las normas.

"No es solo al interior de los apartamentos, el ruido se puede llevar a otros sitios como las zonas comunes. Por la época vacacional se generarán más ruidos e incluso se debe mejorar la seguridad para evitar inconvenientes", afirma.

También expresa el experto que cuando alguien decide llamar a la portería o en caso extremo a la policía, lo debe hacer cuando se ocasionen ruidos reiterativos y que excedan todas las normas. La idea tampoco es exagerar o llegar a ocasionar malestares. "La entidad que controla los problemas de convivencia son las inspecciones de policía. Ellos acuden al llamado que hace el afectado, es decir, el propietario. El administrador no es el encargado de hacer la denuncia", argumenta Restrepo.