HISTÓRICO
Samuel juega a dar misa y es un hit en Youtube
  • Samuel juega a dar misa y es un hit en Youtube | El video del pequeño Samuel es un éxito en Youtube. Su memoria da cuenta de la atención que presta en misa. FOTO JAIME PÉREZ
    Samuel juega a dar misa y es un hit en Youtube | El video del pequeño Samuel es un éxito en Youtube. Su memoria da cuenta de la atención que presta en misa. FOTO JAIME PÉREZ
POR NATALIA ESTEFANÍA BOTERO | Publicado el 01 de mayo de 2013

En el último Halloween Samuel Jaramillo, un pequeño de tres años, no pidió el disfraz de Buzz Lightyear, sino que dijo que quería vestirse como lo hace un Obispo. Insistió, además, que le consiguieran las vinajeras, los copones, las patenas y el cáliz. Quería celebrar la misa.

Todo comenzó cuando el pequeño pedía bufandas para colgárselas en el cuello como hacen los sacerdotes con las estolas. Luego, de a poco, repetía pedazos de la liturgia eclesiástica hasta que con mesa y toda la indumentaria dispuesta, comenzó a jugar a "celebrar" la misa, de principio a fin.

"No es algo que le hayamos indicado ni tampoco nos mantenemos en la Iglesia", cuenta su tía, Elizabeth Rojas Arango, quien junto con la abuela, Rosa Eva Arango, han velado por el bienestar del niño desde que quedó huérfano de padre y madre. Asiste a la misa con la abuela el domingo y el martes, y ella dice que el pequeño pone mucha atención y observa con detenimiento al padre.

Al punto de que repite tramos completos de la celebración, se sabe el Credo de memoria, respeta los momentos y rituales de la consagración y da su "propia" homilía, en la que involucra a su primo, Jerónimo Monsalve, quien hace las veces de monaguillo.

Jerónimo es un poco más disperso pero le sigue el paso a Samuel que no pierde el hilo conductor, tal como se ve en un video en Youtube, que subió la propia familia y que en una semana ha conseguido más de 35 mil visitas.

La familia se ha convertido en público de Samuel y lo acolitan en este, por ahora, juego. "No lo mostramos en internet para que se vuelva popular sino porque esto lo emociona a uno", remata Elizabeth. Por ahora causa sensación.