HISTÓRICO
Relevo en la cúpula militar en miras al postconflicto
  • Relevo en la cúpula militar en miras al postconflicto | De izquierda a derecha: Generales Leonardo Barrero, Hugo Acosta, Juan Pablo Rodríguez, Guillermo León y Rodolfo Palomino. Fotos Colprensa
    Relevo en la cúpula militar en miras al postconflicto | De izquierda a derecha: Generales Leonardo Barrero, Hugo Acosta, Juan Pablo Rodríguez, Guillermo León y Rodolfo Palomino. Fotos Colprensa
Redacción elcolombiano.com y Colprensa | Publicado el 12 de agosto de 2013

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunció de manera sorpresiva, en la noche del pasado martes, el relevo de todos los integrantes de la cúpula de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, lo que analistas ven como un cambio hacia el postconflicto luego de que se firme la paz con las Farc.

El cambio se produce en momentos en que el Gobierno mantiene en Cuba las negociaciones de paz con las Farc, y también en instantes en que se realizan contactos con el Eln. Y por los perfiles de los nuevos comandantes analistas indican que serán el eje luego de los acuerdos con estas dos guerrillas.

Algunos analistas como Ramiro Bejarano, afirman que los cambios también se producían porque se ha habido desgastes naturales en medio del diálogo de paz con las guerrillas de las Farc, iniciadas al final del 2012 en Cuba.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, defendió horas antes del cambio, la necesidad de tener y mantener a las Fuerzas Armadas con la moral en alto no solo ahora, sino en caso de que se llegue a un acuerdo de paz con las Farc.

Durante la instalación del Primer Foro Internacional de Bienestar para la Fuerza Pública que comenzó el pasado lunes en Bogotá, Pinzón opinó que "Colombia va a necesitar unas Fuerzas Armadas serias, creíbles, profesionales, fuertes y con alta moral".

Agregó que eso es necesario no solo hoy sino que lo es "probablemente por las próximas décadas y en los años por venir, independientemente de los escenarios que se desarrollen".

La nueva cúpula estará integrada por el mayor general Leonardo Barrero, que pasa del Comando Conjunto del Suroccidente, creado hace poco más de una año, a la cabeza de las Fuerzas Militares; mientras que el mayor general del aire Hugo Enrique Acosta Téllez, jefe de operaciones aéreas de la FAC, pasó a ser el nuevo jefe del estado mayor conjunto.

Barrero es recordado por propinar los más recientes golpes a las guerrillas de las Farc y el Eln en los departamentos del suroeste del país.

El mayor general Juan Pablo Rodríguez, comandante del Centro Conjunto de Operaciones Especiales, llega a la comandancia del Ejército, en reemplazo del también general Sergio Mantilla Sanmiguel; y el vicealmirante Hernando Wills será el nuevo comandante de la Armada Nacional, en lugar del almirante Roberto García Márquez.

De otro lado, el mayor general del aire Guillermo León asume como nuevo comandante de las Fuerza Aérea Colombiana, y releva al general Tito Saúl Pinilla Pinilla.

En la Policía Nacional, el general José Roberto León Riaño será relevado por el hasta ahora director de Seguridad y Convivencia Ciudadana, general Rodolfo Palomino.

León Riaño había sido nombrado hace un año en el cargo y se involucró recientemente en una polémica al decir que "con razón la gente extraña a Uribe", durante una conversación con sus subordinados en la que les exigió más contundencia ante las protestas sociales en el país.

Se trata del segundo cambio desde que el mandatario asumió el poder, el 7 de agosto del 2010, y se produce a menos de un año de que culmine su período de Gobierno.

"Cada uno de estos hombres, a través de sus respectivas carreras, se ha caracterizado por haber contribuido mediante su liderazgo, mediante su compromiso, mediante su capacidad y, claro, mediante golpes decisivos al debilitamiento y a la desarticulación de organizaciones criminales que han vulnerado la seguridad de los colombianos", dijo el presidente Santos tras el anuncio.

El Presidente advirtió que los nuevos comandantes ocuparán esos cargos para que sigan debilitando aún más a los grupos terroristas y a sus fuentes de financiamiento. "Ofrecer una mayor cercanía e interacción con la población civil y realizar los ajustes necesarios para fortalecer y profundizar el combate a los retos que en materia de seguridad ciudadana tenemos los colombianos: problemas como el microtráfico, la microextorsión, hurto a celulares, entre otros", dijo.

"La nueva cúpula militar y policial tiene la enorme responsabilidad de reemplazar al mando de las Fuerzas Militares que más resultados ha cosechado en la historia reciente de Colombia en nuestra lucha contra el terrorismo, contra las bandas criminales, contra el narcotráfico, contra la minería criminal y contra la delincuencia común", agregó el Mandatario, como un reconocimiento a los oficiales que son relevados.

"El liderazgo natural e indiscutible del general Alejandro Navas, la capacidad de ejecución del general Flavio Ulloa, la experiencia operacional y su liderazgo también del general Tito Pinilla, esa visión estratégica del general Sergio Mantilla, el compromiso permanente con nuestra soberanía de almirante Roberto García Márquez y por supuesto el interés permanente en los problemas de los ciudadanos de a pie del general José Roberto León Riaño", destacó Santos.

Las calificó como "algunas de las muchas características y virtudes de estos colombianos que tanto, tanto, le han servido a nuestra patria y que han hecho de Colombia lo que hoy tiene para mostrar, una Colombia, como lo decía el secretario de Estado norteamericano (John Kerry), que es ejemplo de éxito, donde estos altos oficiales han contribuido, y de qué forma, a que sea así. Y con el apoyo de sus soldados y policías hoy Colombia es un país mucho mejor, un país más seguro".

De hecho, el anuncio del relevo en la cúpula militar y de la Policía lo hizo el presidente Santos pocas horas después de que terminara la visita de John Kerry a Colombia. El relvo también ocurre cuando el Presidente entra en el año final de su mandato.

"La cúpula que hoy culmina su gestión se va, y así debe ser, con la frente en alto. Sale por la puerta grande. Y sale con la satisfacción del deber cumplido, y con el inmenso orgullo de haber sido esa cúpula que durante los casi dos años que duró le ha asestado más golpes y ha tenido más impacto en materia de la lucha contra todas las manifestaciones de violencia y de delincuencia", concluyó Santos.