HISTÓRICO
Policía suspende a dos agentes por muertes en club nocturno en Bogotá
Redacción elcolombiano.com | Publicado el 15 de septiembre de 2013

La Policía de Bogotá reportó en la madrugada de este domingo la muerte de seis personas, entre ellas cinco hombres y una mujer, al parecer por asfixia con gas pimienta, en un "amanecedero clandestino" en el barrio Restrepo, al sur de Bogotá.

Así mismo, la Policía suspendió a dos agentes quienes  atendieron el procedimiento, con el fin de garantizar el desarrollo de las investigaciones.

Policía "La institución reitera la plena disposición para cooperar y apoyar  el desarrollo de la investigación de la Fiscalía General de la Nación y el CTI, que permitan determinar las circunstancias y responsabilidades individuales frente a los lamentables hechos", indicaron en un comunicado.

"En el club nocturno al interior se produce una estampida, la Policía logra abrir una puerta muy angosta, y la gente estaba tratando de salir. Al interior se activa una especie de gas y las personas se asfixian, dando este resultado fatal", afirmó el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez a RCN Radio.

Según indican las primeras versiones, el hecho fue producto de una riña que se produjo en un club nocturno de la Avenida Primero de Mayo con Avenida Caracas, donde fue activado un gas pimienta que produjo la intoxicación de esas personas.

Los hechos se presentaron a las 5:00 de la mañana, cuando la Policía llegó a registrar el lugar y se encontraba cerrado, pero con la presencia de varias personas. Al provocarse la riña y la activación del gas pimienta las personas no alcanzaron a salir y esto originó la tragedia.

Las discotecas de este sector en Bogotá están obligadas a cerrar a las 3:00 de la madrugada
, por lo que las autoridades investigan las causas de los hechos.

"La policía llegó y puso puesto fijo y empezó a golpear la puerta y a echar gases lacrimógenos por debajo de la puerta (y) la gente se empezó a asfixiar", relató la dueña del local en declaraciones a Caracol Radio.

La mujer, cuyo nombre no fue revelado, agregó que ella abrió la puerta "para que la gente saliera y la policía no dejó salir a la gente. Empezó a agredir, a pegar, a golpear con choques eléctricos... y la gente gritaba que la dejaran salir y no la dejaban salir".

Según indicó Martínez más de 300 personas estaban en el lugar que tiene una capacidad para 50 personas, y con unas salidas restringidas para esta cantidad de gente.

Martínez afirmó que son seis personas muertas, entre ellas cinco hombres y una mujer, y otras lesionadas que están en centros asistenciales.

En el lugar funcionarios del CTI de la Fiscalía adelantan el levantamiento de los cadáveres y las respectivas investigaciones.

En concepto del analista y abogado Jesús Albeiro Yepes, a los policías que participaron en el incidente podría juzgárseles por "culpa consciente" porque "si bien ellos no querían matar, mire en lo que terminaron las cosas".

Pero enfatizó vía telefónica que "si las cosas fueron como dice la dueña del lugar, que la policía no dejaba salir la gente y la golpeaba, estamos hablando de una cosa demasiado grave y eso se llama homicidio doloso".

El jurista calificó el hecho de "torpe y desproporcionado" y dijo que el Estado colombiano "con toda seguridad, deberá pagarles grandes sumas de dinero a los familiares de los afectados".

La Policía en coordinación con las autoridades administrativas locales afirmó que desplegará una serie de actividades para verificar el estado de algunos establecimientos que de manera subrepticia vienen funcionando por fuera de los parámetros legales.