HISTÓRICO
SEMANA, INFALIBLE
  • SEMANA, INFALIBLE |
    SEMANA, INFALIBLE |
Por JUAN GÓMEZ MARTÍNEZ | Publicado el 06 de marzo de 2013

Así, infalibles, se sienten los de la revista Semana. Les envié una carta aclaratoria sobre el burdo montaje que hicieron de una "investigación" adelantada por su corresponsal en Antioquia, Juan Esteban Mejía Upegui, y que salió en su penúltima edición.

Mi carta no fue publicada, incumpliendo un mandato legal sobre el derecho a rectificar cuando se tergiversa la verdad y, sobretodo, un deber periodístico de transparencia.

Fabio Valencia Cossio, otro de los afectados, mandó igualmente una nota y fue publicada la mitad, ignorando la almendra de la carta donde hacía ver las inconsistencias de la tal investigación.

Vamos al grano: dicen que "Juan Gómez Martínez era ministro de Transporte y fue quien dio el visto bueno al sistema que ofreció Quipux en Rionegro". No sé qué es Quipux. La misma revista cuenta que su gerente Amar dice que "a esas personas que me están mencionando las conocemos porque salen en los periódicos".

Pero hay más, el Ministerio de Transporte, ni ahora ni antes, tenía que avalar un contrato entre una empresa privada y la administración de un municipio. ¡Búsquensela más creíble…

Hay otra cosa que no entiendo; para justificar el escándalo traído de los cabellos, publican una especie de fotomontaje en el que aparecen Fabio Valencia Cossio y Juan Gómez Martínez, uno en la mesa con la tarjeta de identificación y escarapela, y Fabio Valencia detrás, casi que empujándome. Para qué tanto trabajo si todos saben que hemos trabajado juntos y que fotos de los dos se pueden conseguir hasta en la plaza de mercado.

En la parte política, que es con lo que pretenden condenarnos públicamente y sembrar sospechas, quiero hacerles saber que en Rionegro, desde la Constitución de 1863, el Partido Conservador no tiene nada, todo el municipio es liberal. Para recordarles a nuestros malquerientes, desde hace muchos años no pasamos de dos concejales, y todos los alcaldes, por votación popular, han sido liberales.

Quiero hacerles saber a los de la leída revista que el alcalde hasta diciembre 1994 fue Rubén Darío Quintero Villada y lo sucedió su copartidario, también de Cambio Radical, Luis Carlos Mejía Quiceno y fue éste quien presentó al Concejo de la ciudad el proyecto de acuerdo para poder contratar con la firma mencionada, ya en consorcio con otros particulares.

Si se trata del contrato con la Federación Colombiana de Municipios, que es ley de la República por medio de la cual se autoriza a los municipios para contratar con esta Federación el cobro de las multas de tránsito no pagadas, esa ley es de 2002.

En fin. Lástima que los lectores no pudieron leer mi versión, y aunque no quiero cansarlos con la carta entera, sí puedo resumir lo que le decía a la revista: ¿cuál fue la intención de vincular mi nombre y mi imagen con unos interrogantes sobre quién estaba detrás de asuntos no claros en el sector transporte? Mi honra y buen nombre, señores, la defiendo con la verdad.