HISTÓRICO
SI PUDIERAN VOLVER A EMPEZAR
  • SI PUDIERAN VOLVER A EMPEZAR |
    SI PUDIERAN VOLVER A EMPEZAR |
Por ÁNGELA MARULANDA | Publicado el 15 de junio de 2013

Estas estrofas resumen los testimonios de muchos padres y quizás puedan animar a algunos que todavía tienen la oportunidad de estar cerca de sus hijos a darle prioridad a su relación con ellos.

No sé en qué momento el tiempo pasó, ni a qué horas mi hijo creció. Sólo sé que ahora es un hombre, y que en su vida... ya no estoy yo.

Era un profesional joven cuando tuve a mi hijo. Y aunque fui muy feliz cuando él nació, mi trabajo me ocupaba todo el día y no me daba cuenta que el tiempo se iba.

No sé en qué momento comenzó a caminar ni tampoco a qué hora aprendió a hablar, No supe cuándo cambió de dientes porque sólo me ocupaba de pagar las cuentas.

Me pedía que lo consolara cuando se aporreaba, o que le ayudara cuando su juguete no le funcionaba, pero yo vivía muy ocupado… debía trabajar y por eso sus problemas no eran mi prioridad.

Cuando llegaba a casa, insistía en estar conmigo, "Papi ven... yo quiero jugar contigo..." "Más tarde hijo… quiero descansar" y diciendo estas palabras me iba a recostar.

Ojalá en su momento lo hubiera escuchado, cuando al acostarlo y dejarlo arropado, suplicando me insistía… casi llorando, que me quedara a su lado porque estaba asustado.

Hoy ya no hay juegos que tenga que enseñar, tampoco hay llantos que deba consolar, no hay historias que escuchar, cuentos que contar peleas que arbitrar, ni rodillas que remendar.

Tampoco hay trabajo, ya no tengo mucho que hacer, ya nadie me necesita y me siento desolado. Ahora soy yo el que quiere estar a su lado, y mi hijo es quien siempre vive ocupado.

Un abismo de ausencia me separa de mi hijo; poco nos vemos... rara vez nos reunimos. Los años han volado, él se ha alejado, y mi ausencia en su vida solo me ha dejado.

No sé en qué momento el tiempo pasó, ni a qué horas mi hijo creció. Ojalá pudiera volver a nacer, para estar a su lado y acompañarlo a crecer.