HISTÓRICO
Skateboard dispara su dosis de adrenalina en Medellín
  • Skateboard dispara su dosis de adrenalina en Medellín | Julio César Herrera | Marra y Tal Cual, coinciden en decir que lo más difícil es tener la tabla buena, ya que es un deporte muy caro y con las prácticas diarias su elemento deportivo hay que cambiarlo cada 15 días. Se necesita mucho dinero para solventarse.
    Skateboard dispara su dosis de adrenalina en Medellín | Julio César Herrera | Marra y Tal Cual, coinciden en decir que lo más difícil es tener la tabla buena, ya que es un deporte muy caro y con las prácticas diarias su elemento deportivo hay que cambiarlo cada 15 días. Se necesita mucho dinero para solventarse.
José Fernando Serna Osorio | Publicado el 13 de marzo de 2010

A ese ambiente le quedaría faltando solo una buena dosis de música urbana o algo más ligero que vaya al ritmo de las ruedas, las tablas y el deporte extremo.

A pleno sol de medio día, en una rampa ubicada en la Terminal del Sur de Medellín, Cristian Montoya y José David Vélez, más conocidos en el mundo skate como Marra y Tal Cual, soportan el calor que golpea por estos días a la ciudad.

Suben y bajan de un lado a otro. Marra arranca desde la parte superior del bowl , una plataforma grande que tiene dos rampas en sus "extremos", baja rápidamente y cuando se eleva parece que quedara suspendido en el aire. Toma la patineta con sus manos y en un lapso de tiempo corto vuelve y aterriza en la rampa.

Así es el día a día de este skater y de su "parcero" Tal Cual en Medellín, en la que pese al gran desarrollo que ha tenido en los últimos años, se han construido espacios para estos deportistas.

"Normalmente vamos a Ciudad del Río donde hay un bowl , al estadio, El Salado, Niquía y acá en la Terminal del Sur", comenta Marra, quien luce un jean roto en su rodilla derecha, producto de las continuas caídas que se sufren a diario. Nada raro.

Tal Cual, reconoce que gracias a los patrocinios, pueden disfrutar de lo extremo, ya que marcas reconocidas de ropa deportiva como Dunkelvolk, Frontside, Lakai, Soulfish, entre otras, se han fijado en ellos.

"Me envían una dotación grande de llantas, tablas, tenis y hasta ropa interior", comenta entre risas el skater.

La calle ha sido el mejor aliado de ellos y todos sus similares para hacer las piruetas. Inclusive, en varias ocasiones, han tenido que correr tras la persecución de los policías.

Sin embargo, ellos luchan por lo suyo, por su pasión y por la adrenalina que sienten cada vez que se montan en sus caballos de combate: la tabla.

No es fácil practicar este deporte. Caídas, fracturas, dinero y mucha paciencia, son cosas que hay que sortear. "Cada tabla tiene un costo aproximado de 400 mil pesos, sin contar los tenis que se acaban muy rápido", dice Marra.

Ahí, repitiendo una y otra vez un salto alto, quedan Marra y Tal Cual, dos enfermos por la aventura sana y las tablas extremas.