HISTÓRICO
Sostener un hijo hasta la universidad puede costar 800 millones de pesos
La República | Publicado el 24 de julio de 2013
Si usted está pensando en tener hijos, tenga en cuenta que esto le podría costar hasta 800 millones de pesos. Según los expertos, éste sería el costo de vida desde el nacimiento hasta los 22 años de edad, cuando terminaría sus estudios universitarios.
 
Así las cosas, lo primero que debe tener claro es que clase de calidad de vida y educación le quiere brindar a sus hijos. Para Gilberto Quinche, presidente de Positiva Seguros, cuando se tiene hijos es necesario pensar en pólizas de vida y de educación, las cuales le facilitarían el financiamiento de los gastos básicos.
 
En la actualidad, en el mercado se encuentran portafolios de ahorro programado que le garantizan tener el capital suficiente para empezar a pagar la universidad de sus hijos. Tales como, seguros específicos para la educación, un ejemplo es el Plan Educación que ofrece seguros Colpatria el cual consiste en un ahorro mensual que le permite acumular una suma de dinero durante el plazo escogido, para disponer de una renta educativa que destinará para el pago de la educación básica, media, técnica, tecnológica o universitaria de pre o postgrado del beneficiario.
 
La modalidad de pago es un depósito mensual desde 150.000 de pesos sin incurrir en gastos de financiación, los cuales además tendrán una rentabilidad equivalente al IPC + 1 por ciento, la idea según los expertos es empezar a ahorrar desde muy temprana edad para que cuando vaya a hacer uso del dinero tengo lo suficiente.
 
De esta manera, según los cálculos realizados por equipos de finanzas personales con información del mercado, mantener a un hijo en un estrato 5 o 6 costaría no menos de 800 millones de pesos, considerando la alimentación, el vestuario, el entretenimiento y la educación secundaria, ya que este último varía según el sector, forma de educación y bilingüismo.
 
Para llegar a este monto se tiene en cuenta que los padres ahorraron desde el primer año de su hijo los 150.000 de pesos de un seguro mensual, es decir que para los 17 años que entra a la universidad tiene ahorrado cerca de $35.000.000 lo que corresponde a la cuota básica durante 216 meses y una juste inflacionario, suponiendo un IPC constante de 3 por ciento.
 
Este capital le garantizaría el menos el 50 por ciento de la universidad, pues a datos de hoy la educación superior en universidades privadas tiene un costo promedio por semestre de 7.000.000 y 8.000.000 millones de pesos, lo que significa que la carrera de 10 semestres costaría 80.000.000 de pesos, sin contar los gastos universitarios como libros, fotocopias y demás los cuales pueden incrementar el valor del semestre en un 5 por ciento.
 
En cuanto a la educación primaria, la matrícula se paga cada mes y dependiendo del colegio se deberá aportar un bono educativo. Si se supone un colegio con matrícula de 1.500.000 de pesos y se paga 10 mensualidades, al año termina pagando 15.000.000 de pesos, valor que también se ajusta según la política de la institución, pero si se mantuviera constante serían 11 años de educación por 165.000.000 de pesos. Los gastos de alimentación, salud, vestido no son fáciles de calcular porque depende de cada familia además, de lo que costó mantener a su hijo desde la gestación y el año 6 cuando entra a estudiar.
 
Teniendo en cuenta esto, Ángela Mora, profesora de economía del Politécnico Grancolombiano, asegura que lo más importante a la hora de tener hijos es armar un presupuesto. “Se debe tener en cuenta el ingreso medio que se tiene y a partir de ahí hacer las cuentas, no se recomienda gastar más de lo que se tiene pues termina adquiriendo deudas innecesarias”.
 
Otro mecanismo de financiación que puede tenerse en cuenta, son los fideicomisos, según el portal de Finanzas Prácticas de Visa, “existen fideicomisos de administración e inversión abiertos, que cuentan con planes de becas para la educación media superior y superior desde 3 a 5 años de inversión, en edades que fluctúan de 0 a 13 años. La finalidad es solventar la educación de los hijos, por lo que el monto de la beca se decide con base en la capacidad de inversión del padre o madre”.
 
Así las cosas, la idea es que no se sacrifiquen los estándares de vida a los que está acostumbrado, pero que no por tener hijos termine endeudándose y generando problemas financieros, sino que al contrario si tiene planeado tener hijos debe hacer un presupuesto y empezar a organizar sus ingresos y los de su pareja.