HISTÓRICO
Los Spurs barrieron con los Heat en el tercer juego de la final
  • FOTO REUTERS
    FOTO REUTERS
Efe | Publicado el 12 de junio de 2013

Los escoltas Danny Green y Gary Neal se convirtieron en el factor sorpresa al aportar una combinación de 51 puntos y 13 triples, que permitieron a los Spurs de San Antonio ganar por paliza de 113-77 a los Heat de Miami en el tercer partido de las Finales de la NBA.

La victoria dio a los Spurs la ventaja de 2-1 en la serie que disputan al mejor de siete y el cuarto partido se jugará también en el AT&T Center, de San Antonio, el próximo jueves.

Green logró su mejor marca como profesional al anotar 27 puntos tras encestar 9 de 15 tiros de campo, incluidos 7 de 9 triples, y 2-2 desde la línea de personal, capturó cuatro rebotes, recuperó dos balones y puso dos tapones.

Neal, como sexto hombre, también estableció su mejor marca como profesional en la fase final al anotar 24 puntos, incluidos 6 triples de 10 intentos, capturó cuatro rebotes y repartió tres asistencias.

El alero Kawhi Leonard y el veterano ala-pívot Tim Duncan también fueron importantes en el triunfo arrollador de los Spurs al aportar un doble-doble cada uno y completar la lista de los cuatro jugadores de San Antonio que tuvieron números de dos dígitos.

Leonard logró 14 puntos, 12 rebotes, recuperó cuatro balones y dio dos asistencias, mientras que Duncan dominó el juego bajo los aros al capturar 14 rebotes y puso dos tapones.

Los Spurs estuvieron siempre en control del ritmo del juego y del marcador al irse al descanso con la ventaja de seis puntos (50-44), que incrementaron al concluir el tercer periodo a 15 tantos (78-63) y arrollaron en el cuarto con parcial de 35-14, humillando a los actuales campeones de liga.

El escolta Dwyane Wade lideró el ataque de los Heat al conseguir 16 puntos, cinco asistencias y cuatro recuperaciones de balón, mientras que la estrella del equipo de Miami, el alero LeBron James vivió de nuevo otra pesadilla en su vuelta a San Antonio para unas Finales de la NBA como le sucedió en el 2007 con los Cavaliers de Cleveland.

James aunque consiguió un doble-doble nunca se sintió confortable con la defensa de los Spurs y solo pudo aportar 15 puntos después de anotar 7 de 21 tiros de campo, incluido un triple en cinco intentos, no fue a la línea de personal, capturó 11 rebotes, dio cinco asistencias y recuperó dos balones.

El pívot Chris Bosh, aunque también logró un doble-doble de 12 puntos, 10 rebotes, cuatro asistencias y tres tapones, tampoco pudo ser factor ganador para los actuales campeones de liga.

Mientras que el escolta-alero Mike Miller llegó a los 15 tantos y fue el sexto hombre de los Heat, que tuvieron a cuatro jugadores con números de dos dígitos, pero nunca pudieron controlar el ataque arrollador de los Spurs con sus tiros desde fuera del perímetro que lideraron Green y Neal.