HISTÓRICO
Stalin, madera fina de Arrieros
  • Stalin, madera fina de Arrieros | Edwin Bustamante | Stalin Ortiz no sólo es el mejor jugador de Colombia, sino el más cotizado y uno de los pocos que hizo una carrera universitaria.
    Stalin, madera fina de Arrieros | Edwin Bustamante | Stalin Ortiz no sólo es el mejor jugador de Colombia, sino el más cotizado y uno de los pocos que hizo una carrera universitaria.
Jaime Herrera Correa | Publicado el 09 de septiembre de 2010

Veinte puntos por partido siempre serán un gancho para contratar un jugador. Y si a ello le combina experiencia en Argentina, Venezuela e Italia, sólo queda reconocer que el Stalin Ortiz es el mejor jugador colombiano de baloncesto.

El año pasado estuvo muy cerca de llegar, pero un guiño del exterior impidió que este alero se quedara en Arrieros-Indeportes-Gobernación de Antioquia. Para evitar una nueva frustración, en esta temporada la dirigencia del básquet paisa atrajo al vallecaucano con una jugosa oferta económica con el fin de conseguir el título de la Copa Invitacional.

Esa también es la meta de Stalin, quien de manera consciente entendió que del deporte es pasajero y por eso se graduó hace siete años en Economía Internacional y con las ganancias del baloncesto montó hace poco una empresa de maderas en Bogotá pensando en el futuro.

Recalca que “me encanta jugar y llegué a Arrieros a conseguir el campeonato”, pero de igual forma explica que “a mis 29 años tengo claro que debo asegurar la estabilidad de mi hija Diara -tiene cuatro años- y por eso monté mi negocio, en el que paso el poco tiempo disponible que me deja la actividad física”.

La presencia en la titular de Stalin Ortiz, jugador modelo en el deporte colombiano, en el que pocos profesionales piensa en el futuro y la mayoría termina pidiendo ayuda, más los tres triunfos conseguidos de visitante (dos ante Los Pastos y uno frente a Valle) representan el gancho para que los amantes de la pelota naranja acudan en masa al coliseo Iván de Bedout.

“Vengan que vale la pena, porque además de tener un equipo bien conformado, con jugadores de recorrido internacional y dispuestos a agradar, llegarán a un coliseo atractivo que invita a brindar espectáculo”, fue la invitación del jugador y empresario Ortiz, el socio del dominicano Alejandro Flores, el receptor de los pases del venezolano Heissler Guillén y el amigo del alero Norvey Aragón, otro que también marca diferencia, porque jugó en la categoría universitaria de Estados Unidos.

Y si usted, amigo lector, es de los que cree poco en las promesas de los deportistas, tampoco deje de ir al coliseo esta noche (8:00 p.m.), porque además de Ortiz, el mismo que sabe bailar muy bien la música salsa, calza 46 y mide 1,91 metros, apreciará ante el líder Búkaros un quinteto montañero con un promedio de 1,90 metros de altura, una media de 25 años de edad y mucha efectividad, ya que en los primeros cuatro partidos anotó 342 puntos.