HISTÓRICO
SÚPER HÉROE Y SANTO MILAGROSO
  • SÚPER HÉROE Y SANTO MILAGROSO |
    SÚPER HÉROE Y SANTO MILAGROSO |
Por CRISTINA DE TORO | Publicado el 29 de diciembre de 2012

Transcurridos veinte días desde que el presidente Hugo Chávez Frías, fuera sometido a la cuarta y más delicada de las intervenciones quirúrgicas que ha tenido que soportar por el cáncer que padece desde hace año y medio y, a punto de comenzar el conteo regresivo para el día de su, también cuarta, posesión presidencial, es la hora en que no se conoce ningún parte médico oficial que permita establecer cuál es el verdadero estado de salud, de quien se supone habrá de conducir durante los próximos seis años el destino de Venezuela.

La vaga, sesgada o contradictoria información que los distintos portavoces del gobierno han divulgado, tiene a los venezolanos sumidos en un mar de conjeturas, temores o falsas esperanzas.

Sin duda alguna, esa manera de proceder tan característica del obsoleto sistema comunista, tendrá peligrosas consecuencias, porque haberle negado al pueblo venezolano, desde un principio, el sagrado derecho a recibir una información veraz y oportuna sobre un asunto de Estado, porque la salud de un gobernante en ejercicio es una cuestión pública, que si no se maneja adecuadamente puede desencadenar crisis políticas muy graves, máxime, cuando el país está, como ese, azarosamente polarizado.

Ahora bien, si a lo anterior se le suma un equipo de gobierno muy poco competente, que no posee ni el carisma ni la habilidad para maquillar o para hacer desaparecer mágicamente, los cada vez más delicados problemas que aquejan al país, como astutamente lo ha venido haciendo su prestidigitador patrón, el futuro inmediato de Venezuela es más que sombrío.

Los edecanes del presidente Chávez son una partida de aduladores que no han hecho más que endiosar al caudillo, hasta elevarlo a la categoría de súper héroe y santo milagroso, "el comandante de las mil victorias y de los mil milagros" como lo llama el vicepresidente Maduro; serviles que con tal de conseguir su favor y, obviamente, el lucro que de ello se deriva, siempre le han pintado las cosas del color que él quiere verlas.

Pero ahora, los 14 años de improvisaciones, abusos, mentiras, corrupción y despilfarro, más el año y medio que el país ha estado prácticamente a la deriva por las constantes ausencias de su enfermo presidente, se les vinieron encima y, aunque no saben qué camino tomar, no están dispuestos a renunciar a ese rentable y embriagador poder.

Igualmente confundidos están los mandatarios comunistas que tienen su futuro político y económico atado por completo al destino "del comandante" (los de Cuba, Nicaragua, Bolivia, etc.), esas rémoras que hace rato se están beneficiando de los miles de millones de petrodólares saqueados al patrimonio de los venezolanos; los comprados devotos a la revolución, a ese esperpento que él llama Socialismo del siglo XXI, que lamentablemente ya contaminó a Colombia.

Crecen pues, el desespero y las fisuras en las huestes chavistas que no quieren aceptar que su súper héroe y santo milagroso, que fue reelegido gracias al engaño ("estoy curado") y a la intimidación ("yo o el caos"), está retirado de su cargo e inhabilitado para seguirlo ejerciendo.

No me regocijo por su lamentable estado de salud, pero no puedo ignorar el inmenso perjuicio que su egolatría y su codicia le han causado, no solamente a Venezuela, sino a toda esta región.

P. S. A todos los lectores les deseo que el año que está por llegar venga pleno de alegrías, y que cada nuevo día les traiga claridad en el pensamiento y mucho amor a sus corazones.