HISTÓRICO
Suspenden a funcionario marroquí por obligar a un mecánico a besarle los pies
Efe | Publicado el 07 de marzo de 2013

El Ministerio de Justicia marroquí suspendió de sus funciones al Fiscal interino del Rey en la ciudad de Midelt, en el centro de Marruecos, acusado de obligar a un joven mecánico a besarle los pies en presencia de varias personas.

Según informaron este jueves a Efe fuentes del ministerio, el Fiscal interino Said Fareh fue avisado este miércoles de su suspensión y su caso pasará ante el Consejo Superior del Poder Judicial, órgano disciplinario de este poder, hasta que termine la investigación.

En caso de que se compruebe la implicación del funcionario en estos hechos, se le destituirá como juez y será perseguido por un tribunal ordinario.

Los hechos remontan al pasado 16 de febrero, cuando el mecánico Hicham Himmi, de 28 años de edad, se vio supuestamente obligado a besar los pies del alto cargo en una comisaría en esta ciudad en presencia de varios agentes policiales y del propietario del taller.

Según los detalles que ha ido filtrando la prensa, el Fiscal se enojó cuando fue a recoger su vehículo y observó que no había sido reparado en el plazo convenido; tras una disputa en el taller, el mecánico fue convocado a la comisaría, donde -según su versión- fue insultado y humillado.

El representante de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (Amdh) en Midelt, Munir Budguig, explicó a Efe que el mecánico, casado y padre de una niña, presentó una denuncia ante el Tribunal de Primera Instancia de esta ciudad dos días después de los hechos, en la que especificó que el propietario del taller podría testificar a su favor.

Budguig detalló que el día de los hechos el joven mecánico se echó a llorar antes de poder relatarle la humillación que había padecido.

Por su parte, también el Fiscal General del Rey del Tribunal de Apelación de Meknés abrió el pasado 23 de febrero una investigación sobre este mismo caso.

La historia ha causado un gran impacto mediático, así como la indignación de la población local, que organizó recientemente dos manifestaciones multitudinarias para reprobar los hechos.