HISTÓRICO
Revenden tiquetes integrados en estaciones del sur del Valle de Aburrá
  • Foto: archivo |
    Foto: archivo |
Juan David Ortiz Franco | Publicado el 22 de enero de 2013

En los alrededores de las estaciones Itagüí y Sabaneta del metro los usuarios pueden abordar varias rutas integradas del sur del Valle de Aburrá, usando tiquetes comercializados de forma irregular y con un costo inferior a la tarifa oficial establecida para el servicio.

Se trata de una práctica conocida como 'jineteo' que consiste en la compra de grandes cantidades de tiquetes integrados que son revendidos por separado con un valor menor al de la tarifa plena. "La gente que no hace la fila para comprar el integrado en la taquilla o necesita un solo servicio, compra el tiquete revendido y le sale más barato que si paga cada pasaje", asegura un directivo de la Alianza MEI, que agrupa a cinco empresas transportadoras de esa zona del Área Metropolitana.

Mientras la tarifa oficial de los buses es $1.700 y el tiquete sencillo del metro cuesta $1.800, un tiquete integrado tiene un valor de $2.200 pesos, "si revenden cada tiquete a $1.500 se ganan $800", según afirma el mismo funcionario quien pidió la reserva de su identidad. Mientras tanto, para los usuarios, esas cuentas representan un ahorro de $200 ó $300 por tiquete.

Aunque en cada taquilla se venden máximo 19 tiquetes por persona, serían varios menores de edad los encargados de adquirirlos para luego entregarlos a los revendedores. Según las empresas de transporte el caso se ha denunciado en varias ocasiones y ya se encuentra en manos de las autoridades.

El presunto responsable de esa actividad en la estación Itagüí sería un hombre conocido como alias "Bonice", quien en varias oportunidades ha sido retenido por la Policía con grandes cantidades de tiquetes en su poder. Aunque no se tiene información precisa sobre la posible participación de organizaciones armadas en esta actividad, los transportadores aseguran que podría tratarse de otra forma de renta para estructuras delincuenciales que operan en los municipios de Itagüí y La Estrella.

Esa situación, sumada a otros problemas de seguridad que afrontan con el manejo de los tiquetes, llevó a las directivas de la Alianza MEI a suspender de forma indefinida la venta de integrados en sus vehículos. Aseguran que exploran opciones para ubicar algunos puntos de expendio fijos y que tienen información sobre la presunta participación de varios conductores que obtendrían los tiquetes de manos de los revendedores para comercializarlos a precio oficial y recibir los excedentes.

Para solucionar la situación la Alianza MEI hace un llamado para que el Metro de Medellín agilice el proceso de implementación de una tarjeta inteligente que facilite la integración del sistema y evite el uso de dinero en efectivo en sus rutas.

Al ser consultado sobre el tema el Metro respondió: "Los tiquetes correspondientes a esas rutas integradas continúan vendiéndose en todas las taquillas del Metro. La venta de tiquetes en los buses es responsabilidad de las empresas transportadoras de estas rutas integradas" y agrega que "es el Área Metropolitana del Valle de Aburrá la autoridad de transporte para todo el sistema integrado en el Valle de Aburrá y en esa condición, es la entidad con facultades de vigilancia y control para exigir a las empresas prestadoras del servicio que vendan los tiquetes integrados".

Mientras el Metro y los transportadores llegan a un acuerdo para establecer un sistema que facilite el pago de las rutas integradas, los usuarios, que antes adquirían los tiquetes con los conductores y pagaban el precio oficial, ahora solo pueden hacerlo en las taquillas de las estaciones. Otros, recurren a alias "Bonice".