HISTÓRICO
Tendencias en la educación
  • Tendencias en la educación
Por Hernán González Rodríguez | Publicado el 24 de junio de 2013

La iniciativa conocida como “La región del futuro”, institución fundada para prever el futuro en California, aceptó con humildad ejemplar su imposibilidad para vaticinar cómo serán las regiones y las ciudades del futuro. Pero sí consideraron como factor clave para el desarrollo inmediato de las regiones el Internet, el conectar la población por fibra óptica con banda ancha o por medio de promisorios sistemas como el 4G y dotar de computadoras y tabletas, tanto las escuelas como los hogares. 

Estos sistemas ayudan a educar, a innovar, ahorran en servicios públicos como el transporte, generan empleos a distancia y contienen la migración  hacia las metrópolis. AT&T predice que la combinación de nubes como la de DROP    box con 4G está iniciando una nueva revolución en las comunicaciones.

En los Estados Unidos ya existen universidades que ofrecen programas y grados en línea, los cuales deben ser pagados en forma anticipada por los estudiantes.  Pero algunas destacadas universidades como la de California-Berkeley, Johns Hopkins, el MIT, y Stanford, están ofreciendo cursos “gratis y en línea”. Esta parece ser una tendencia para la educación del futuro.

Desde 2008 se acuño el término “Masive open online course” -MOOC-  para designar la revolución educativa que ya ha impactado la forma como aprenden los jóvenes en todo el mundo.  La idea radica en que por medio de la Internet y una computadora se dicten cursos, se practiquen exámenes y se otorguen créditos a los estudiantes.

En este momento se dictan estos cursos “gratis” en 200 países, en 44 idiomas y existen 4.500 centros para realizar los exámenes. Para mí resultaría muy extraño que esto no se esté utilizando ya en Colombia.

Para aprovechar los cursos más avanzados, resulta indispensable que fueran capaces nuestros profesores, técnicos y profesionales de entender las clases en inglés, lo cual requiere de una educación bilingüe o de cuatro o cinco años de estudio intensivo del idioma.

En Japón comienzan a enseñarles inglés a los niñitos de tres y cuatro años de edad por medio de dibujos y juegos animados que les presentan por Internet, así lo aprenden en forma simultánea con su japonés.  Las matemáticas también las enseñan a la fecha por medio de juegos por la Internet.

Nuestro sistema educativo, tanto para los profesores como para los alumnos, no responde a las necesidades del mundo moderno. Insisto en mi comentario de días pasados: El fracaso del presidente Santos en su reforma educativa es casi tan grave como lo será el firmar una paz que atice el posconflicto en lugar de terminarlo.