HISTÓRICO
Tesoros de la geología abren un renglón turístico para Antioquia
Por JOSÉ F. LOAIZA BRAN | Publicado el 08 de diciembre de 2012
El paisaje antioqueño atesora en silencio formas que hoy valoran expertos investigadores y merecen darse a conocer para su conservación y aprovechamiento como atractivos de un turismo enfocado hacia el conocimiento científico. Páramos, cañones, volcanes, cuerpos rocosos, cavernas y farallones hacen parte de las joyas de la geología en el departamento.

Investigadores de la Universidad Nacional han vuelto los ojos hacia las particularidades del suelo antioqueño. Expertos del Grupo de Investigación en Geología (GEA) han valorado los 30 puntos más interesantes según criterios geológicos.

La lista sustenta el proyecto de crear en Santa Fe de Antioquia un parque para difundir la belleza, particularidades e historia del paisaje que hoy se conoce allí.

"Buscamos encontrar sitios que tengan potencial geológico y que puedan ser valorados por la comunidad, creando una alternativa de desarrollo sostenible", señaló Ángela Henao Arroyave, vocera de esta investigación del GEA, que es coordinada por el profesor Albeiro Rendón Rivera.

Las calizas y los mármoles del cañón del río Claro, en Puerto Triunfo; el salto del Tequendamita, en El Retiro; Los Farallones del Citará, en Betania, y los de La Pintada; la Cavernas del Esplendor, en Jardín, y los páramos de Sonsón, Belmira y el del Sol, en Frontino, están en la lista de puntos de interés geológico a lo largo y ancho del territorio antioqueño.

Para la valoración del potencial en estos sitios, los investigadores recurrieron a una evaluación con un índice de patrimonio geológico que acoge 11 variables entre las que están aspectos como el ambiental, fauna, flora, arqueología y paleontología.

La investigadora subrayó, junto con Juan Guillermo Osorio, compañero suyo en el grupo de investigación, la importancia de la apropiación por parte de la comunidad sobre cada uno de los atractivos geológicos existentes en el departamento para su conservación.

Señalaron como amenazas a este patrimonio la explotación de canteras en lugares no especificados y prácticas inadecuadas de la minería cuando estas afectan las fuentes hídricas.

"Lo que queremos lograr es una relación amigable para que tanto la minería como el geoturismo estén ligados al concepto de sostenibilidad. Se trata de un patrimonio", explicó Ángela Henao.

Un turismo diferente
La valoración de las riquezas geológicas del departamento ha servido para estructurar la propuesta de un geoparque reconocido por la Unesco entre los municipios de Santa Fe de Antioquia y Olaya, en el Occidente antioqueño. La iniciativa busca crear un espacio propicio para el turismo alrededor de la geodiversidad presente, así como también para la investigación.

El profesor Jorge Martín Molina, responsable de esta iniciativa, considera que "el apoyo de la Unesco para la región, implicaría mucho más turismo científico, la llegada de más visitantes, posibilidades de mayor investigación y que parte de la población se dedique a este turismo especializado".

Según el docente, en la zona estudiada se conjugan escenarios de gran belleza geológica y que están muy cerca.

"En un tramo de menos de cinco kilómetros hay alturas del orden de los 400 metros sobre el nivel del mar, junto a otras de 2.400", sostuvo.

Agregó que el parque propuesto, con un área de unos 25 kilómetros cuadrados, tiene como principales atractivos tres puntos de interés geológico representados en "un cuerpo ultramáfico (compuesto de rocas bastante básicas que muestran los procesos geológicos que lo originaron), la Anfibolita de Sucre (una roca de gran antigüedad) y el Mirador de Llanadas, desde donde se divisan las diferentes formaciones de la ruta".