HISTÓRICO
Testigo perdido en caso del “patrón de Bello” apareció involucrado en una extorsión
Por Nelson Matta Colorado | Publicado el 22 de abril de 2013
Unos pensaban que estaba muerto y otros que se había escondido lejos de la ciudad, huyendo de las amenazas de muerte, pero “Yovanny” se movía cerca y salió a la luz pública al resultar implicado en un caso de extorsión.

El hombre es uno de los tres testigos clave, según fuentes judiciales, que condujeron a la captura del empresario Hugo Albeiro Quintero, expropietario de Bellanita de Transportes, la principal empresa de buses de servicio público en el norte del Valle de Aburrá.

El arresto lo ejecutó el CTI en su finca-búnker de la vereda Tierradentro del municipio de Bello (25 de septiembre de 2008). Quintero, apodado en el bajo mundo “el Patrón de Bello”, fue condenado después a siete años y cinco meses de prisión por el Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado de Medellín, que lo halló culpable de concierto para delinquir agravado con fines de conformación de bandas emergentes.

Según la investigación de la Fiscalía y la Dijín, el empresario les brindó apoyo logístico y financiero a las Autodefensas Unidas de Colombia.

El juicio estuvo opacado por el asesinato de dos testigos: Deuden Torres Vásquez y Jorge Duque Ortiz (alias “Gallo”), muertos en 2009 y 2010, respectivamente. El tercer denunciante, temiendo un destino similar, se esfumó del radar de las autoridades.

El 28 de febrero de 2012, el Juzgado Cuarto Penal de Ejecución de Penas y Medidas de Bucaramanga le concedió la libertad condicional al “Patrón de Bello”, quien salió de su celda en la cárcel de Santander para terminar su condena con detención vigilada en la finca-búnker de Tierradentro.

Por un atraso en los servicio públicos
El 13 de abril de 2013, un comerciante de helados del corregimiento San Antonio de Prado formuló una denuncia ante el Gaula Militar Antioquia. Informó que estaba recibiendo una gran cantidad de mensajes de texto, en los cuales un presunto integrante de la banda “los Urabeños” le exigía 5 millones de pesos a cambio de no atacarlo a él o a su familia.

El extorsionador le pedía que llevara la plata hasta un punto de la vía que conduce del corregimiento medellinense San Antonio de Prado al municipio de Armenia Mantequilla. La fecha de entrega era el pasado jueves 18 de abril.

Una pareja de funcionarios del CTI adscritos al Gaula, con apoyo del Ejército, se desplazaron hasta el sitio y a las 10:45 de la mañana, en la calle 6 con la carrera cuarta, capturaron a un tipo en flagrancia, mientras hacía llamadas intimidantes por celular al comerciante.

El arrestado resultó ser “Yovanny”, el testigo perdido en el caso del “Patrón de Bello”. Es además primo hermano del empresario condenado.

Fuentes cercanas al hecho comentaron a El Colombiano que el detenido les dijo a los funcionarios “que lo había hecho porque estaba pasando dificultades económicas y le iban a cortar los servicios públicos de la casa”; como prueba, les enseñó las colillas sin cancelar de los últimos dos meses.

El viernes fue llevado ante el Juzgado Tercero Penal Municipal con funciones de control de garantías, donde la Fiscalía le imputó el delito de extorsión agravada en la modalidad de tentativa, cargo que “Yovanny” no aceptó.

El juzgado le dictó medida de aseguramiento en la cárcel Bellavista, adonde fue internado presa del miedo, pues considera que las amenazas de muerte siguen latentes.