HISTÓRICO
TLC con Corea: se abre la puerta a Asia y la casa no está en orden
  • TLC con Corea: se abre la puerta a Asia y la casa no está en orden
POR JUAN FERNANDO ROJAS T. | Publicado el 06 de febrero de 2013

El próximo 21 de febrero Colombia firmará el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Corea del Sur, el primer puente con Asia en materia de preferencias arancelarias y que, según los planes del Gobierno, abonará el camino para lograr acuerdos similares con Japón, China, Singapur, Malasia e India.

El Gobierno coreano de Lee Myung-Bak dio vía libre el pasado martes al documento final del TLC que se comenzó a discutir formalmente desde diciembre de 2009, en Seúl, y terminó negociaciones el 13 de junio de 2012, en esa misma ciudad.

Lo pactado en 22 capítulos, implica la eliminación de aranceles de 96 por ciento de los productos de ambos países, algunos con períodos de desgravación gradual de hasta 10 años, deberá pasar por el Congreso colombiano y la Asamblea Nacional surcoreana, para su aprobación como ley, lo que está previsto para finales de marzo.

Las cuentas de ambos gobiernos son que el acuerdo bilateral entre en vigor a más tardar en junio, informó a EFE el embajador de Colombia en Corea, Jaime Alberto Cabal.

No obstante, antes el TLC deberá superar la revisión de la Corte Costitucional, una vez sea sancionado por el presidente Juan Manuel Santos.

Unos ríen...
Así las cosas, en Colombia unos sectores económicos celebran y otros se lamentan.

En el primer grupo están los productos que aportan apenas el 0,1 por ciento que representan las importaciones colombianas a Corea dentro de los 524.405 millones de dólares de compras externas que registró a 2011, según los últimos datos disponibles del Ministerio de Comercio, en su ficha comercial de este país asiático.

El 87,9 por ciento de las exportaciones colombianas a ese país se explican por café metalurgia (chatarra), ferroníquel y petróleo.

"Con este TLC llegó la hora para el sector agropecuario. Después de acuerdos con exportadores netos como Estados Unidos, Europa y Canadá, ahora tenemos oportunidad de llegar al continente asiático, importador de alimentos", explica Rafael Mejía López, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia.

Otros lloran...
Del otro lado, Colombia compró a Corea el 0,2 por ciento de sus exportaciones en 2011, cuando totalizaron 555.208 millones de dólares. Entre esos 1.234 millones importados, la mitad fueron de la industria automotriz y otro 40 por ciento se distribuye entre equipos (electrodomésticos), maquinaria y productos químicos.

"Este TLC es a todas luces inconveniente para el país, para su empleo, para su productividad. Las industrias automotriz y de electrodomésticos se verán afectadas, sin contar los efectos de revaluación (del peso frente al dólar) y altos costos de energía", sentencia Guillermo Rodríguez Villegas, vocero del Grupo Proindustria, coalición de industriales y trabajadores contra el TLC con el país asiático.

Más allá de los que ganan y los que pierden con este TLC, se aprecia una relación bastante asimétrica entre las cuartas economías de América Latina y de Asia: hoy Corea vende a Colombia cerca de 4,5 veces más de lo que les exportamos (ver infografía).

Pero para el presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex), Javier Díaz Molina, la entrada en vigencia del TLC ayudará a cerrar esta brecha en la balanza comercial.

"Uno nunca termina de prepararse para un TLC pero llegó la hora de ganar más presencia en Asia. La competencia será fuerte y los sectores más sensibles tendrán que aprovechar los años de desgravación para hacer ajustes y minimizar los riesgos", concluye Díaz Molina.

Ahora bien, el Gobierno apela a la experiencia de otros países de la región, como Chile y Perú, que ya tienen acuerdo con Corea, para pronosticar unas buenas perspectivas para Colombia.

"En solo cuatro años las ventas agrícolas de Chile a ese mercado (Corea) se multiplicaron casi cuatro veces. En 2011 el 7 por ciento de nuestras exportaciones se dirigió a Asia-Pacífico, en tanto que Chile, por ejemplo, envía a este destino 34 por ciento, y Perú 22 por ciento", explicó el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados al responder cien preguntas sobre este acuerdo (ver nota anexa).

También es cierto que ahora Corea apunta con este TLC a ampliar sus mercados de productos terminados y de alto valor agregado, mientras Colombia, en principio, sumaría alimentos básicos, productos agroindustriales y algunos más elaborados a los históricos bajos volúmenes de café y materias primas vendidas.

En ese sentido, la presidenta de la Coalición para la Promoción de la Industria Colombiana, Marta Lucía Ramírez, concluye: "Colombia es el mundo al revés, primero firmamos los TLC y luego pensamos en qué producimos o qué sembramos para vender. Esa actitud reactiva afecta a toda la industria del país".