HISTÓRICO
Tragedia en mina de oro de la República Centroafricana
Efe | Publicado el 25 de junio de 2013

Por lo menos 37 personas murieron como consecuencia de un deslizamiento de tierras en una mina de oro de la República Centroafricana (RCA), cuyo presidente, Michel Djotodi, decretó este martes tres días de luto.

Unas cuarenta personas quedaron sepultadas el pasado domingo en el yacimiento de Ndassima, 400 kilómetros al este de Bangui, de las cuales 37 fueron rescatadas sin vida, mientras que el resto de los mineros fueron dados por desaparecidos.
Las operaciones de rescate continúan, aunque con pocas esperanzas de hallar supervivientes.

La avalancha fue originada por las intensas precipitaciones que se registraron en los últimos días en la zona, donde las víctimas excavaban a varios metros de profundidad.

Djotodia, presidente de la transición de la RCA, presentó este martes sus condolencias a las familias de las víctimas y decretó tres días de luto nacional, en los que la bandera ondeará a media asta.

La industria minera de la RCA, uno de los principales fuentes de ingreso del país, sufrió un duro golpe el pasado 23 de mayo, cuando sus diamantes fueron suspendidos hasta nuevo aviso del Sistema de Certificación del Proceso de Kimberley (KPCS), que controla el origen de las piedras preciosas.

El KPCS tiene el objetivo de impedir que su venta sirva para la financiación de los conflictos armados de la zona, ya que considera que el Estado centroafricano no controla la explotación y la venta de los diamantes del país.

Como consecuencia, el presidente Djotodia anunció a primeros de junio la toma de siete medidas, entre ellas la creación de una moratoria sobre los diamantes para hacer posible la reintegración al proceso de Kimberley.

"Ya no se hablará de diamantes de guerra en la República Centroafricana. Mi Gobierno y yo estamos plenamente movilizados", declaró al respecto el presidente interino.