HISTÓRICO
Un día de agite en Lausana
Por Santiago Hernández | Publicado el 03 de julio de 2013
Sin el clima de los días previos, pero con la prisa de las horas que se acaban, la candidatura de Medellín prepara las últimas horas antes de la presentación y la elección de la sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud-2018. Pero ya trabajaron con su principal refuerzo: el presidente Juan Manuel Santos.

“Será el único jefe de gobierno confirmado para la presentación, lo que nos llena de orgullo y demuestra que nuestra candidatura es sólida y fuerte, que hemos hecho un trabajo grande por ser la sede”, sostiene Juan Camilo Quintero, director de la candidatura, y quien es el hombre orquesta en la fría jornada de Lausana.

En la mañana, tanto el alcalde Aníbal Gaviria, el director de Coldeportes Andrés Botero y la madrina Mariana Pajón estuvieron en ensayos separados para saber cómo afrontar los tres minutos que cada uno tendrá para hablarle a los casi 100 miembros del Comité Olímpico Internacional que están en Suiza.

“Medellín está preparada, será la primera vez que tengan todos contacto. Por eso daremos una gran presentación, seré una de las que hablaré y trataré de dar esa buena impresión”, sostiene Mariana, quien afronta este reto “como un torneo más, pero muy importante”.

Sobre las 11:00 de la mañana llegó a Lausana el presidente Santos. Luego de una intervención en Ginebra, ciudad a 40 minutos, llegó al hotel Beau Rivage, el más hermoso de Lausana, con más de 150 años de historia y que en sus camas ya tuvo a Victor Hugo, Charlie Chaplin, Coco Chanel, Nelson Mandela, entre otros. Allá, acompañado por su séquito, pero con la tranquilidad de no ser la máxima cabeza de ese territorio, entró a un ensayo hasta las 4:00 de la tarde, hasta que los miembros de la empresa asesora Keneo hicieron el ensayo técnico en el Beaulibeu Palace, la sede de la presentación y elección de este jueves.

Por ahora, la candidatura ultima detalles, aunque descansa poco. Está todo listo, pero faltan las últimas puntadas. En Lausana, con el presidente a bordo, Medellín se juega todo por su sede. Y apenas le quedan horas.