HISTÓRICO
Un guerrero en la trocha
  • Un guerrero en la trocha | Su rodar para los ocupantes no es el más suave y mullido, pero el carro cumple la promesa de poder pasar por terrenos de alta complejidad. Su precio es de 40 millones. FOTO MANUELA PALACIO.
    Un guerrero en la trocha | Su rodar para los ocupantes no es el más suave y mullido, pero el carro cumple la promesa de poder pasar por terrenos de alta complejidad. Su precio es de 40 millones. FOTO MANUELA PALACIO.
POR JOSÉ ALEJANDRO PÉREZ M. | Publicado el 19 de abril de 2013

Que Colombia es un mercado en el que los vehículos todoterreno, o incluso aquellos que sin ser off road sí se asemejan por su diseño y configuración a estos, tienen una amplia acogida, ya no es una novedad.

En ese sentido casi todas las marcas tienen una propuesta. Y no solo referida a vehículos de grandes dimensiones en su tamaño o motores. También en presentaciones más compactas.

Pequeño de apariencia
Una de estas opciones es el Jimny de la casa Suzuki, un vehículo que retoma su exitosa experiencia pasada en el mercado colombiano para revivir con fuerza, ya de la mano de su casa matriz y no bajo la representación de Chevrolet.

Desde la óptica de su aspecto exterior son algunos pequeños cambios los que ha tenido este vehículo en comparación con sus versiones anteriores. Una nueva forma en el capó, cambio de posición en las luces antiniebla y otros leves retoques en alguna línea.

No es el más dotado en accesorios y detalles de lujo afuera o adentro. Es un carro más bien austero en esa materia. Con lo justo para el desplazamiento en cuanto a instrumentos y elementos de información o confort a bordo.

Una ventaja en sus 3.6 metros es la distancia entre ejes de 2.2 metros que permiten a estos cuatro ocupantes viajar sin muchas afugias para su comodidad. También una altura de la vía al piso de 20 centímetros que le permite afrontar sin dificultad terrenos rugosos y, bacheados.

Este modelo está impulsado por un motor de 1.300 centímetros cúbicos que elonga hasta los 85 caballos de potencia y su torque máximo se obtiene arriba de las 4.500 revoluciones aunque desde un poco más de 2 mil ya se obtiene un porcentaje interesante.

Su caja mecánica es de 5 marchas, de pronto un poco más largas de lo deseable, pero que de todas formas no dejan caer de manera considerable el ritmo del avance del vehículo. La dirección asistida hidráulicamente tiene un pequeño juego entre la orden de virar y la acción en sí misma y por eso es preciso ejercer un mayor control sobre el volante.

Como parte de la prueba el carro recorrió varios kilómetros por terreno destapado y off road. Es aquí donde este modelo deja ver sus mejores características. Su sistema 4x4 sobrepasó caminos bastante difíciles con relativa facilidad. Quizá por el diseño de su suspensión de eje rígido adelante y atrás, con resortes helicoidales el impacto sobre el habitáculo y sus ocupantes es un poco fuerte en cuanto a movimientos, pero mecánicamente no hay queja en cuanto a la capacidad del sistema para adentrarse en esos terrenos.