HISTÓRICO
Un joven atropellado, la sexta víctima mortal de las protestas en Brasil
  • Un vehículo fue incendiado cerca de la policía antidisturbios durante una protesta cerca del Estadio Castelao, donde se jugó el partido de semifinales de la Copa Confederaciones entre España e Italia, en Fortaleza. FOTO REUTERS
    Un vehículo fue incendiado cerca de la policía antidisturbios durante una protesta cerca del Estadio Castelao, donde se jugó el partido de semifinales de la Copa Confederaciones entre España e Italia, en Fortaleza. FOTO REUTERS
Efe | Publicado el 28 de junio de 2013

Un joven de 16 años que falleció la noche del jueves, tras ser atropellado por un camión durante una manifestación en la ciudad de Guarujá, se ha convertido en la sexta víctima mortal de las protestas que sacuden a Brasil, informaron fuentes oficiales.

La víctima fue identificada como Igor Oliveira da Silva y murió a consecuencia de las heridas que sufrió al ser atropellado por un camión que intentó desviarse cuando unos manifestantes bloqueaban una carretera que conduce al puerto de Santos, en el litoral de Sao Paulo.

Según testigos citados por medios locales, el joven circulaba en una bicicleta y no participaba en la manifestación, que, como las que se suceden en el país desde el pasado día 10, exigía mejores servicios públicos y protestaba contra la corrupción, entre otras muchas demandas.

Hasta ahora son seis las personas fallecidas en las masivas manifestaciones ocurridas en los últimos días.

El pasado miércoles, un estudiante de 21 años murió debido a las graves heridas que sufrió al caer de un viaducto en medio de una protesta en la ciudad de Belo Horizonte.

Dos días antes, dos mujeres murieron atropelladas por un conductor que lanzó su vehículo contra un bloqueo montado por manifestantes en una carretera en el estado de Goiás.

La semana pasada, en un hecho similar, un joven murió atropellado en la Ribeirao Preto y una barrendera pública falleció de un paro cardíaco en la ciudad amazónica de Belén tras haber inhalado gases lacrimógenos disparados por policías que reprimían una protesta.