HISTÓRICO
Un modelo en la salud
  • ILUSTRACIÓN MORPHART
    ILUSTRACIÓN MORPHART
EL COLOMBIANO | Publicado el 03 de mayo de 2013

Medellín y Antioquia están desarrollando un modelo, que podría ser replicable en el país, para la atención en salud de la población menos favorecida, en medio de la crisis que el Gobierno Nacional busca resolver mediante una reforma legal.

Con la creación de Savia Salud, una alianza entre la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y la Caja de Compensación Familiar de Antioquia, Comfama, la región da un nuevo ejemplo de innovación. Ser innovadores no es no tener problemas. Ser innovadores es encontrar la forma de superarlos de manera creativa.

La nueva EPS, suma de esfuerzos y voluntades, atenderá a 1.700.000 personas afiliadas al régimen subsidiado en todo el Departamento.

Su objetivo es ir más allá de la atención en salud, en lo que la alianza lleva un año trabajando, e incorporar políticas de prevención y promoción, con participación de toda la red de la salud en Antioquia, tanto pública como privada.

Ante la crisis nacional que afecta a clínicas y hospitales, con deudas cercanas a los 5 billones de pesos y a las puertas de una reforma que propone un escenario diferente de participación para las EPS, la nueva entidad nace con grandes retos.

La mayor exigencia es la de hacer respetar la salud como un derecho fundamental de las personas. Para ello, Gobernación y Alcaldía cuentan con un aliado de lujo como es Comfama que, además de no tener fines de lucro, ha mostrado eficiencia, en todo lo que hace, con los recursos destinados al bienestar de los trabajadores.

Gobernación y Alcaldía tienen además el reto de garantizar la sostenibilidad económica de la nueva entidad, asegurando recursos y mecanismos de gestión, con un seguimiento y control del flujo de los dineros públicos para evitar nuevas frustraciones.

Es bien sabido que la prestación del servicio de salud dentro del régimen subsidiado no es una actividad rentable. De hecho varias entidades, a nivel nacional, han renunciado a atender a los usuarios de este régimen. No es Antioquia además un territorio geográfico de fácil cobertura y la pobreza e inequidad social son generadoras de múltiples problemas en el campo de la salud y la seguridad social.

No menos importante es que, ante la experiencia negativa que han tenido algunos usuarios, con entidades que fracasaron en la aplicación del régimen subsidiado en Antioquia, Savia Salud garantice la atención con criterios de oportunidad, calidad e integralidad. Inician con un buen indicador, como es la reducción del 98 por ciento en las tutelas, lo que muestra que ha habido facilidades para acceder a sus servicios en el primer año de la alianza.

Sobre el nacimiento de esta empresa, en un esquema de salud que bien podría ser referente para el país, según lo dijo el Ministro del ramo, Alejandro Gaviria, surgen, sin embargo, interrogantes, con las funciones que la reforma les asigna a las EPS, en un nuevo papel.

¿Está Savia Salud consciente que las reglas del juego van a variar y se impactará en forma grave el manejo de los recursos públicos para la atención en salud? ¿De qué manera se puede blindar la entidad contra la politiquería para evitar que en un futuro sea blanco de apetitos ante un presupuesto superior al billón de pesos y una nómina de 300 empleados?

El camino que se inicia no es fácil, pero el modelo parece estar bien diseñado y confiamos en que la transparencia y la eficiencia, con prácticas de buen gobierno le garantizarán el éxito para el bienestar en salud de los estratos 1 y 2 de la población antioqueña.