HISTÓRICO
Un pájaro vuela seis meses sin parar
  • Un pájaro vuela seis meses sin parar | Si no escaseara el alimento y no tuviera que reproducirse, el vencejo podría pasar en el aire casi toda su vida. FOTO Cortesía D. OCCIATO
    Un pájaro vuela seis meses sin parar | Si no escaseara el alimento y no tuviera que reproducirse, el vencejo podría pasar en el aire casi toda su vida. FOTO Cortesía D. OCCIATO
Por RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ | Publicado el 09 de octubre de 2013

En un caso extraordinario, la ciencia reportó un pájaro, el vencejo real (Tachymarptis melba ), ave de los Alpes suizos, que vuela seis meses sin escala durante la época migratoria. No solo vuela todo ese tiempo sino que duerme volando.

Los científicos, que presentaron el hallazgo en Nature Communications, pusieron monitores de alta sensibilidad al movimiento en seis pájaros, comenzando a medir su actividad desde los campos de reproducción en Baden, Suiza. Hasta ahora, casos increíbles de animales migrando solo se habían reportado en el mar.

"Incluso para un pájaro con una aerodinámica óptima, volar requiere una considerable cantidad de energía para el control locomotor continuo. Los datos implican que todos los procesos fisiológicos vitales, como dormir, se cumplen en vuelo", escribieron los autores.

Tras salir de su territorio natal, los pájaros pasan el siguiente año volando al sur, pasando el invierno en África, girando de regreso al norte con una corta escala en el norte de África o España antes de retornar a Suiza.

Mientras viajan a África, se detienen ocasionalmente, pero tras alcanzar el sitio para pasar el invierno, aterrizar no está en sus planes: permanecen 200 días en el aire.

Como afirma Ed Yong en Not Exactly Rocket Science "las aves son maestras del cielo, pero los vencejos son los ases".

"Algunos textos dicen que pueden permanecer en el aire toda su vida salvo para aparearse e incubar sus huevos", aseguró Yong, una afirmación que no había sido probada.

El grupo de Felix Liechti, del Instituto Ornitológico Suizo y colegas, midieron los datos de los transmisores cada cuatro minutos. Se registraban el ángulo del cuerpo y los niveles de luz alrededor. Al llegar a África el ritmo cambió y fue constante día y noche revelando que se mantenían en el aire, pues un ave no puede permanecer en tierra tanto tiempo.

Estos vencejos miden de 20 a 23 centímetros y su envergadura es de unos 52 centímetros.

¿Cómo duermen? "No lo sé", dice Liechti. Quizás, especula, como los delfines que apagan la mitad del cerebro mientras el otro permanece en vigilia.

Toda una proeza.