HISTÓRICO
Un soldado murió y dos resultaron heridos en acciones de las Farc en Antioquia
Por Santiago Cárdenas H. | Publicado el 21 de noviembre de 2012

Un soldado muerto, dos heridos y voladura de dos torres de energía dejan acciones de presuntos guerrilleros de las Farc, cometidas en los municipios de Campamento y Taraza, en el departamento de Antioquia.

Según informaciones de las Fuerzas Militares y del Secretario de Gobierno del departamento, Santiago Londoño, la voladura de las dos torres de ISA ocurrió en la vereda El Reposo, municipio de Campamento, el pasado martes en la noche, lugar donde "se escucharon dos explosiones muy fuertes, cuando fueron hoy (miércoles) las tropas de la Cuarta Brigada a revisar encontraron las torres 230 y 231 de ISA habían sido impactadas y derribadas", precisó Londoño.
 
De acuerdo con las autoridades, subversivos del Frente 36 dejaron los explosivos alrededor de las dos torres para atentar contra los soldados y funcionarios de ISA, que llegaban a reparar los daños causados por la explosión.
 
El hecho no afectó las redes eléctricas del municipio, pues según Londoño, ya existe una interconexión nacional que suplió la proporción de este servicio.
 
El otro atentado ocurrió en el corregimiento Barro Blanco de Tarazá, donde murió un soldado y otros dos quedaron heridos cuando cayeron en un campo minado, que estaba protegiendo un cultivo de hoja coca.
 
Estas dos zonas, según las autoridades, han tenido una constante presencia del Frente 36 y 18, donde tienen cultivos y realizan esta clase de atentados a la estructura energética.
 
Estos dos graves atentados, llegan después del cese unilateral que propuso alias "Iván Márquez", en La Habana, Cuba, en el segundo día de los diálogos.
 
Otros hechos en el país
El pasado martes "hubo combates desde la mañana hasta las 4:00 p.m." en las veredas de Huasanó, La Cuchilla y El Placer, del municipio de Caloto, según indicó el secretario de Gobierno de esa localidad del departamento del Cauca, Jesús Arbey Martínez.

Por su parte, Feliciano Valencia, consejero de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín), describió como "un campo de batalla" la zona en la que se viven estos hechos, por lo que descartó que se vayan a sentir los efectos de la medida, que fue anunciada el lunes por la cúpula guerrillera al inicio de las negociaciones de paz con el Gobierno.
 
"La guerrilla decreta el cese el fuego, pero el problema es que están en un campo de batalla en el que uno silencia las armas pero el otro actor sigue agrediendo, y entonces el agredido acude a su legítimo derecho a la defensa", explicó Valencia.