HISTÓRICO
Uribe y Santos iniciaron la partida en ajedrez político
  • Uribe y Santos iniciaron la partida en ajedrez político | FOTO AP
    Uribe y Santos iniciaron la partida en ajedrez político | FOTO AP
POR SERGIO A. NARANJO M. | Publicado el 26 de enero de 2013

Dos hechos marcaron esta semana lo que será el panorama político de los próximos años. Por un lado, el expresidente Álvaro Uribe anunció la creación del Centro Democrático y, casi al mismo tiempo, el presidente Juan Manuel Santos habló del futuro político de Germán Vargas Lleras, su ministro de Vivienda, a quién los analistas consideran como una de las cartas para enfrentar al uribismo.

"Es un gran rival en las elecciones, en los debates parlamentarios, es muy efectivo cuando se trata de conseguir votos, además de un gran ejecutor. Vamos a tener que sentarnos a decidir su futuro", dijo Santos esta semana.

Esa afirmación caldeó el ambiente político porque para expertos y académicos, el Gobierno y los partidos de la Unidad Nacional no parecen tener otra figura con más fuerza que el ministro Vargas, para hacerle contrapeso a una posible lista al Senado encabezada por Uribe.

"Sin duda, el Gobierno le teme al uribismo porque frente a los temas sensibles ofrece un proyecto de oposición muy concreto, diferente a otros sectores como el Polo Democrático. Ahí es clave Vargas", afirma el analista Vicente Torrijos.

Pero cercanos al Minvivienda dicen que sus intensiones van más allá de encabezar una lista al Senado porque su meta es ser Presidente. Antonio Guerra de la Espriella, presidente de Cambio Radical, admitió que ve a su jefe político como candidato presidencial.

Sin embargo, dijo que Vargas esperará a que Santos defina si va por la reelección para decidir sobre su futuro. "Él ha sido claro en su lealtad con el presidente Santos y, por eso, es la decisión del Jefe del Estado la que moverá su brújula".

El director de la Facultad de Ciencias Políticas de la UPB, Luis Guillermo Patiño, considera que el presidente podría promover una reforma constitucional, muy del sistema parlamentario, que permita a los ministros o altos funcionarios del Estado ser congresistas.

Si se diera un cambio constitucional, lo que para Patiño "no es difícil", teniendo en cuenta que a Santos le funciona la mayoría, Vargas la tendría fácil y se lanzaría al Congreso "sin dejar el protagonismo que tiene como ministro".’

La reforma también tendría efecto positivo sobre los congresistas santistas, pues muchos aspiran a cargos en el Gobierno "como el representante Simón Gaviria o el senador Roy Barreras. Esta movida le permitiría tener aliados fuertes para enfrentar a Uribe y, al mismo tiempo, hacer política dentro del Gobierno", agregó Patiño.

"Vargas, jefe de campaña"
Para el excandidato presidencial Horacio Serpa, Vargas no irá al Congreso, sino que "se retira del Gobierno para impulsar la reelección de Santos y una vez reelegido, que es muy probable, quedaría de primero en la fila india para el 2018".

En la misma línea, el analista Rafael Nieto ve a Vargas jugando por fuera del Senado, "a menos de que no encuentre espacios mejores. Pero no hay que equivocarse, Vargas quiere ser presidente y si acepta la candidatura al Senado y fuera electo renunciaría luego para aspirar a la Presidencia en 2018".

El director del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional, Alejo Vargas, tiene otra visión sobre el futuro de Vargas, pues de lanzarse al Senado, "no lo haría con el santismo sino con su partido Cambio Radical para sumar con la U, los conservadores, liberales y verdes".

Tercera fuerza apretada
En esta polarización de fuerzas, entre uribismo y santismo, queda una tercera vía que podría sumar votos, pero "no ser mayoría" en el Congreso.

Para el analista Carlos Andrés Pérez, " Colombia ha mantenido una fuerza de contrapeso, que aunque no tenga bancada numerosa se destaca, como el Polo Democrático".

Para Nieto, la participación de la izquierda, depende del acuerdo de Paz. "Si el acuerdo se da es posible que tengan una fuerza parlamentaria mejor a la que tienen hoy, pero corren el riesgo de que parte de sus votos se los lleven los miembros de las Farc, si se establece algún tipo de circunscripción".

Por otro lado está Pido la Palabra, que agrupa sectores independientes y que, según Nieto, "la tiene más complicada, pues habría que ver quiénes serían y cómo lo harían". En similar situación está el Partido Verde, que tiene una representación pequeña. Según Nieto, "las opciones parlamentarias independientes están en aprietos".