HISTÓRICO
Vanessa-Mae, del violín al slalom gigante en Sochi
  • Vanessa-Mae, del violín al slalom gigante en Sochi | Vanessa-Mae es una reconocida violinista en el ámbito internacional. Competirá en el slalom gigante. Ella nació en Singapur, se crió en Gran Bretaña y representa a Tailandia. FOTO REUTERS
    Vanessa-Mae, del violín al slalom gigante en Sochi | Vanessa-Mae es una reconocida violinista en el ámbito internacional. Competirá en el slalom gigante. Ella nació en Singapur, se crió en Gran Bretaña y representa a Tailandia. FOTO REUTERS
Por AP-REDACCIÓN | Publicado el 14 de febrero de 2014

Como una virtuosa del violín, Vanessa-Mae ha deleitado a grandes públicos desde pequeña.

Debido a su floreciente carrera musical, el esquí siempre lo mantuvo en un segundo plano. Esto cambió con los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

La intérprete de música clásica-pop tiene previsto competir el martes por Tailandia en el slalom gigante olímpico.

¿Miedo escénico? Difícilmente.

Vanessa-Mae, de 35 años, ha actuado en celebradas salas de concierto alrededor del mundo. Para ella este es solo otro espectáculo, otra actuación. Y no espera ser la gran estrella.

Nació en Singapur y creció en Gran Bretaña, pero está en las Olimpiadas como una de dos atletas del equipo tailandés. Competirá como Vanessa Vanakorn, el apellido del padre, originario de Tailandia.

"Si llego de última, igual la pasaré bien", dijo la violinista ayer en una entrevista con la Associated Press, al final de una práctica. "Soy tan afortunada de estar aquí. Tengo tanto apoyo".

Vanessa-Mae incluso dejó el violín en casa para enfocar toda su atención a la montaña.

"Estaré feliz de ver (a mi violín) cuando lo vea", reconoció con su característica energía mientras caminaba de la pista de esquí a un auto estacionado cerca. "Creo que está un poco celoso de mis esquís en este momento".

Mae comenzó a tocar el violín cuando tenía unos 5 años y saltó a la fama en 1995 con su álbum debut Violin Player.

De niña también empezó a esquiar, pero no se lo tomó demasiado en serio.

Y no lo hizo hasta hace unos meses, cuando se le metió en la cabeza que quería participar en los Juegos Olímpicos de Sochi.

"Soy perezosa, así que pensé que si me fijaba una meta a corto plazo y trataba de calificar para las Olimpiadas de invierno, quizás saldría a esquiar no sólo cuando brillara el sol", dijo Vanessa-Mae, quien logró su objetivo al cumplir con los criterios de la Federación Internacional de Esquí.