HISTÓRICO
Varios heridos deja explosión en el centro de Praga
  • Foto AP
    Foto AP
AP | Publicado el 29 de abril de 2013

Una fuerte explosión causó graves daños en un edificio de oficinas en el centro de la capital checa y deja hasta ahora 40 personas heridas. Las autoridades creen que algunas víctimas podrían continuar sepultadas bajo los escombros.

Se desconocen las causas de la explosión que ocurrió alrededor de las 10 de la mañana de este lunes, hora de Praga, en la calle Divadelni, en la parte antigua de la ciudad, pero primeros indicios apuntan a que se debió a una acumulación de gas natural, según el portavoz policial Tomas Hulan.

Los turistas que se encontraban en el famoso puente Charles sintieron la onda expansiva.

La calle quedó cubierta de escombros y fue acordonada por la policía, que también desalojó a personas de edificios próximos y cerró una amplia zona alrededor de la explosión.

Entre los heridos hay al menos cuatro de gravedad
, dijo Zdenek Schwarz, jefe del servicio de rescate en Praga. La portavoz del servicio de rescate, Jirina Ernestova, dijo que había varios extranjeros entre los heridos pero no dio más detalles.
 
Algunos heridos recibieron atención médica en hospitales de Praga; otros, en especial los alcanzados por fragmentos de vidrio, fueron atendidos en el lugar.

La portavoz de los bomberos, Pavlina Adamcova, dijo que los socorristas utilizaban perros amaestrados para localizar más víctimas bajo los escombros.

Entre dos y tres personas continuan desaparecidas, agregó.

La onda expansiva rompió los cristales de inmuebles ubicados a cientos de metros de distancia, incluidos los del Teatro Nacional ubicado en las cercanías.

"En todas partes había fragmentos de vidrio así como personas que gritaban y lloraban", dijo Vaclav Rokyta, estudiante checo que vive cerca del lugar de la explosión.

"Yo estaba en el baño; se quedó sin ventanas, la puerta estaba cerrada. La verdad es que si hubiera estado en mi cama habría quedado cubierto de vidrios", dijo Z.B. Haislip, estudiante de Raleigh, Carolina del Norte, que se encontraba en un edificio cercano.

El primer ministro Petr Necas dijo en un comunicado que estaba "profundamente afectado por la tragedia a causa de la explosión de gas".