HISTÓRICO
Vender Isagén no afectará éxito del sector eléctrico
  • Vender Isagén no afectará éxito del sector eléctrico | Obras de la Hidroeléctrica Sogamoso, megaproyecto de Isagén, en el departamento de Santander. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
    Vender Isagén no afectará éxito del sector eléctrico | Obras de la Hidroeléctrica Sogamoso, megaproyecto de Isagén, en el departamento de Santander. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
Por FERNEY ARIAS JIMÉNEZ | Publicado el 18 de agosto de 2013

La anunciada privatización de Isagén, por parte del Gobierno, no debe causar turbulencia en el mercado eléctrico nacional, según lo afirmó el ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo Vélez.

"Este negocio opera en un mercado con una regulación madura, que data de hace más de 20 años, en donde todas las empresas, ya sean públicas, privadas o mixtas participan en igualdad de condiciones y toman sus decisiones conforme a las reglas establecidas, lo que implica que no se requiere, y no es la realidad, ni es deseable, la intervención del Estado en las decisiones de las empresas generadoras", explicó el funcionario.

Para Renjifo "vender Isagén no afectará el éxito que hemos alcanzado en el sector eléctrico, sino que seguirá funcionando tal cual lo viene haciendo hoy", y recalcó que los nuevos inversionistas deberán asegurarle los recursos de capital y experiencia a la compañía para enfrentar los desafíos de crecimiento futuro.

También reiteró que los recursos logrados con esa venta, que tiene como base 4,5 billones de pesos, se destinarán a la modernización de la infraestructura de transporte, específicamente la terrestre.

"El interés general está mejor representado en un sector por desarrollar, que en uno que ya está desarrollado", puntualizó el ministro Renjifo.

Nuevos proyectos
Según el Gobierno, en los próximos dos años y medio entrarán en operación 11 nuevos proyectos de generación eléctrica, que aportarán otros 2.000 megavatios al sistema eléctrico, lo que representa un incremento del 15 por ciento de la capacidad instalada en el país.

La idea es que exista un margen suficiente entre la oferta y la demanda de energía eléctrica, gracias a las nuevas plantas cuya construcción se impulsó a través del mecanismo del Cargo por Confiabilidad.