HISTÓRICO
Vías terciarias: una meta de 37.000 kilómetros y $2,2 billones
Publicado el 18 de agosto de 2013
Con voz cadenciosa, en tono de algarabía, con una alharaca repentina, sin tomar aire siquiera, el alcalde de Cereté Francisco Padilla, o como él pidió llamarse, "el negro Padilla", hizo la siguiente pregunta: "¿Tú sabes lo que es el barro en pleno aguacero?".

Del otro lado del teléfono no hubo respuesta, entonces, ante el silencio se contesta lo evidente: "¡No pasa nadieeee…. En mi municipio hay vías que cuando llueve ni pasan los burros, comadre, aquí hasta el burro se queda pegado en el barro. Lo grave es que los niños tienen que ir a estudiar de botas en algunos corregimientos. Eso va a cambiar".

La promesa de este alcalde se traduce así: Desde hace tres años el Gobierno, en un hecho sin antecedentes, comenzó a destinar recursos para las vías terciarias del país, las cuales están a cargo de los municipios.

Se espera que en total, según el Instituto Nacional de Vías, Invías, se inviertan cerca de 2,2 billones de pesos, una cifra que solo es comparable con la inversión que hará el Gobierno en la recuperación de la navegabilidad del Río Magdalena, cuyo proyecto es de 4 años y es solo equiparable, en kilómetros, según el presidente Juan Manuel Santos, en ir 13 veces entre Leticia-Riohacha.

¿Por qué invertir?
El director de Invías, Leonidas Narváez, dejó claro que las vías terciarias son responsabilidad de los entes territoriales municipales, "sin embargo el presidente Santos destinó una cifra histórica para el mantenimiento y rehabilitación de la red terciaria en el país, fomentando así la productividad en el campo. En los cuatro años se invertirán recursos por 2,2 billones de pesos".

La meta, explicó Narváez, es el mantenimiento y rehabilitación de 37.000 kilómetros y la generación de 18.000 empleos de mano de obra no calificada. En el 2012 fueron suscritos 864 convenios y en lo que va de este año, se han firmado 125, con esto se comprometen, hasta ahora, recursos cercanos a $1,5 billones.

Vale la pena, entonces, preguntarse por qué el Gobierno está empeñado en recuperar estos caminos veredales que, en su gran mayoría, tienen poca movilidad.

Hay varias respuestas. La primera la tiene el alcalde de Cereté para quien es más que obvia la necesidad de conectar las zonas rurales con las capitales. "En el sector rural tenemos toda la producción de algodón, maíz, el ganado... aquí en Córdoba las vías nunca habían servido, siempre ha sido difícil sacar los productos".

La otra respuesta la da la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, quien asegura que "es una apuesta por la paz". Se le suma el argumento del director de Invías, Leonidas Narváez, quien señala que esta es la ruta para transformar la vida de "millones de colombianos que viven en las veredas, posibilitando una mejor transitabilidad entre las poblaciones y facilitando el transporte de los productos que mueven sus economías". Lo mismo piensa la alcaldesa de Turbana, Bolívar, Fania Cantillo, quien está invirtiendo en su municipio cerca de 6.000 millones de pesos y espera tener en diciembre de este año cuatro vías terciarias rehabilitadas lo que, según ella, facilitará "el transporte público entre las veredas".

Ahora, la pregunta para Narváez es si esta apuesta del Gobierno no puede ser contraproducente y los alcaldes, por consecuencia, dejen de invertir en sus vías terciarias. El funcionario destaca que las necesidades del sector rural desde el punto de vista vial siguen siendo inmensas.

"Se calcula que la longitud de la malla vial de la red terciaria en el país es del orden de los 148.000 kilómetros, por lo tanto los aportes que se hacen a través del programa Caminos para la Prosperidad son un incentivo para que los entes territoriales asignen recursos para mejorar y mantener esta malla vial. Es una forma de incentivar la responsabilidad de los municipios de designar recursos para el mantenimiento de la conectividad".

"Derrumbes" del proyecto
Si bien es cierto que el proyecto avanza a buen ritmo según las autoridades y que cerca de 1,5 billones de pesos ya se encuentran comprometidos, algunos alcaldes y gobernadores (ver recuadro) quisieran que la asignación de los dineros fuera diferente. Desde las alcaldías, la mayor preocupación es que muchas veces les devuelven los proyectos o simplemente no pueden acceder a los recursos por las mismas deudas del municipio. Algunos alcaldes van más allá y dicen que la tramitología de los proyectos debe incluir la ayuda de un congresista.

Sin embargo, alcaldes como el de Bosconia, Cesar, Jorge Patiño, subrayó que toda la tramitología la hizo él directamente en la oficina del Invías en Bogotá.

"En mi municipio hay 300 kilómetros de vías terciarias. Ahora con Invías logré la primera partida de 1.305 millones de pesos para la rehabilitación de una vía terciaria. El trámite lo hice directamente con Invías, fui a Bogotá y les eché el cuento y me aceptaron el proyecto", destacó el mandatario.

Por su parte, la ministra Álvarez aseguró que "el rezago" ha sido muy grande y que por esa razón esperaría que las licitaciones se hicieran mucho más rápido. "Quisiera que se licitara más rápido, que no se pierdan los recursos. He encontrado que hay alcaldes que hacen esas vías en cuatro y cinco meses muy bien. Pero, otros no han adquirido recursos o porque no cumplen con la Ley 617 o están en Ley 550, entonces el Gobierno no les puede asignar recursos. En algunos casos lo que hacemos es firmar los convenios a través de las gobernaciones".

De acuerdo con el Invías, en general, la gran mayoría de los municipios están adelantados en los procesos de contratación, sin embargo los de Nariño y Sucre, presentan algún tipo de rezago.

¿Qué dicen en estos departamentos? ¿Por qué los procesos de contratación no avanzan? La respuesta no la tienen clara en las gobernaciones. Tal es el caso de Javier López, secretario de Infraestructura de Nariño, quien dice que los convenios de Invías se hacen directamente con los municipios y "ellos no nos reportan. No he recibido ningún tipo de solicitud de los alcaldes. Aunque es preocupante que no cumplan teniendo en cuenta que la Gobernación ha estado muy pendiente de colaborar con los municipios. Pero en ningún momento han manifestado cómo les está yendo con las vías terciarias".

El ingeniero Jorge Domínguez, de la oficina de Infraestructura de Sucre, señaló que su departamento tiene cerca de 800 kilómetros en vías terciarias, "esa red terciaria está a cargo una parte de Invías, otra parte del departamento de Sucre y otra de los municipios. Nuestra red terciaria en más del 80 por ciento está entre regular y mala, solamente un 20 por ciento se encuentra en estado aceptable. Esto se debe a que las políticas nacionales no están encaminadas a destinar recursos para la red terciaria y están más orientados a la red secundaria".

Frente al evidente desconocimiento del funcionario y después de ponerlo al tanto de los recursos del Invías, el ingeniero responde que "no tenemos reporte de eso".

Que los alcaldes agilicen
Por esta razón, la ministra Álvarez les pide a los alcaldes y gobernadores que "vengan y toquen las puertas del Ministerio y soliciten ayuda", mientras que el director del Invías, Leonidas Narváez, destaca que se están propiciando reuniones para asesorar a los alcaldes y "les solicitamos agilidad en los trámites de la contratación, teniendo en cuenta la importancia de terminar obras para que puedan acceder a más recursos".

Por último, "el negro Padilla", alcalde de Cereté, con su alharaca que duró toda la entrevista, su acento desordenado, su espontaneidad costeña concluye: "Lo que pasa es que hay algunos alcaldes que piensan que la comida se las van a cocinar. No. Hay que pelar el plátano, carajo. El Gobierno está dando los recursos y se quedan esperando a que la plata les llegue hasta sus oficinas, no, hay que salir a buscarla".