HISTÓRICO
VOLVER AL PASADO
  • DIEGO MORA | DIEGO MORA
    DIEGO MORA | DIEGO MORA
Por DIEGO MORA | Publicado el 17 de abril de 2012

La VI Cumbre de las Américas a la que asistieron 33 países y que Venezuela, Nicaragua y Ecuador intentaron boicotear, llegó, pasó y nada nos dejó. Sin embargo nos costó, algo así como 175 mil millones de pesos, dinero que muy seguramente para la Cancillería es una "bobadita".

Pasados tres días de finalizada, queda muy poco por decir que no implique repetir lo comentado por los analistas nacionales e internacionales. Se ha hablado de lo divino y lo humano, además la cobertura de los medios nos permitió enterarnos al detalle de lo acontecido en la "nueva" Cartagena.

Es tan poco lo importante de la Cumbre que la atención se centró en un burro que le querían regalar a Obama en Turbaco, la rumba en el bar la Havana de Hillary Clinton y las andanzas de algunos hombres del Servicio Secreto.

Bueno, sería injusto no resaltar a los más de 700 empresarios que se reunieron a hablar, entre otros temas, de educación. Reunión que tuvo como protagonista a Shakira, destacada por ser una abanderada de este tema en el país y, claro, también porque canta.

Pero es importante resaltar que en el marco de esta Cumbre, el presidente Santos concedió una entrevista en la que dijo, entre otras cosas, que "Uribe es el pasado".

Uribe ya no es el presidente, pero decir que es el pasado en un país en el que registra más del 60% de popularidad y en el que sus posiciones y comentarios son punto de referencia, aparte de ser una gran equivocación, es un acto de deslealtad y de cinismo.

Es triste la manera en la que Santos camufló sus prioridades en campaña y ahora deja ver cuáles eran: Cuba, Venezuela, legalización de las drogas, estrategia que lo convierte en el rey del discurso incoherente y acomodado según su auditorio.

Pero olvida Santos la plataforma que lo llevó a la Casa de Nariño y que le entregó la misión de cuidar a "Doña Rumbo" y sus tres "huevitos". Infortunadamente hace rato perdimos el camino que nos permitió, entre otras cosas, hacer esta Cumbre; y de los "huevitos" es mejor ni hablar, hace rato se quebraron.

Olvida también que en algo más de un año estaremos hablando de reelección, y que a pesar de vivir en un país sin memoria, muchos le recordarán que los votos de Uribe también son el pasado.

Por último: la Cumbre en Trinidad y Tobago costó 5 millones de dólares y al igual que la de Cartagena, no dejó ningún resultado. ¿Por qué tanto gasto en un país con otras prioridades como Colombia?.

@DiegoMorita