HISTÓRICO
Voto en blanco, la opción de los que ya no creen
POR SERGIO NARANJO DANIEL RIVERA MARÍN | Publicado el 03 de febrero de 2014
Los casos de corrupción y abusos en los que se han visto envueltos congresistas y la falta de liderazgo entre candidatos presidenciales, son algunas de las hipótesis de los analistas para explicar por qué el voto en blanco encabeza las encuestas por encima de la reelección del presidente Juan Manuel Santos, el aspirante con la mayor exposición mediática.

El voto en blanco, en caso de mayoría, sería decisivo, pues según la reforma política de 2009, si en las elecciones presidenciales este suma el 50 por ciento más uno de la votaciónválida, hay que repetir elecciones sin ninguno de los candidatos anteriores.

Pero la campaña presidencial apenas está empezando y los candidatos no han iniciado en pleno sus correrías por el país y los medios, dice el analista Andrés Mejía Vergnaud, "así que es muy temprano para tirar cuentas".

La investigadora en temas electorales de la Universidad del Rosario, Beatriz Franco Cuervo, recuerda que Colombia es uno de los pocos países en el que el blanco es un voto válido. "Eso no era así en la mayoría de los países latinoamericanos, donde automáticamente el voto en blanco era un voto nulo. El voto en blanco en Colombia era válido y con algunos efectos jurídicos, desde 1985 y hasta la reforma de 2005, ya ahí adquirió plenos efectos jurídicos y consecuencias políticas de control".

Advierte que un problema es que "algunos personajes" han querido apoderarse del voto en blanco, sacarle provecho y personalizar el inconformismo que hay en la ciudadanía.

Ya hay antecedentes del triunfo del voto en blanco. En 2003 en Susa, Cundinamarca, se tuvieron que repetir las elecciones. En Bello, Antioquia, en las elecciones para alcalde de 2011, el voto en blanco derrotó al candidato conservador Germán Londoño, superado por poco más de 15.000 votos.

Para Mejía Vergnaud, el voto en blanco es un fenómeno de opinión, como ha sucedido con movimientos políticos de tercería, pero la maquinaria electoral del Congreso es mucho más fuerte. Aclara que ahora se nota una combinación de inconformidad y la respuesta a la falta de liderazgo de los candidatos, "que no son capaces de mover la opinión del país".

Para Beatriz Franco Cuervo, los resultados de las encuestas son muy prematuros, porque la campaña apenas está empezando. "Si a mí me preguntan por quién voy a votar para el Congreso, y yo que estoy más untada de esto y vivo enterada, le voy a decir que estaría en blanco porque no conozco enteramente el panorama y no puedo calificar a todos los candidatos".

La investigadora acepta que en años recientes se incrementó el voto en blanco en el país, aunque "ha pasado que en la Registraduría Nacional hay unos votos en blanco, ya están bien contados, y de pronto disminuyen".

Para el senador Juan Carlos Vélez la preeminencia del voto en blanco en las encuestas es una estrategia del presidente Juan Manuel Santos para que la gente que puede votar por otros candidatos no lo hagan y voten en blanco, "porque él sabe que la única manera de que el voto en blanco sea eficaz, es que sumados los votos de todos los candidatos, estos sean inferiores al mismo".

El representante a la Cámara Iván Cepeda dijo que "hay una justa indignación de los ciudadanos con relación al Congreso; decepción de los partidos políticos y de las instituciones, pero quienes están pensando en votar en blanco podrían mostrar su indignación apoyando otro tipo de propuestas".

Vélez dijo que candidatos hay, pero "no nos dan espacio en los medios. Todavía estamos esperando a que se divulguen estas otras propuestas que son diferentes".

El exmagistrado de la Corte Constitucional Carlos Gaviria manifestó que, aunque es muy difícil que el voto en blanco gane, es una muestra de que el grupo de indignados que se ha levantado por el mundo tiene respaldo en Colombia.

Los analistas y políticos coinciden en algo más: es muy pronto para decir que el voto en blanco puede ganar las elecciones.