HISTÓRICO
“Vuelvo agradecido con Dios”: Guerra
Por LEÓN J. SALDARRIAGA L. | Publicado el 25 de abril de 2013
Muy tocado por Dios, después de un mes de reflexionar en las prioridades de su vida, de reencontrarse con la familia y convencido de que se le regaló una segunda oportunidad para trascender, Bernardo Alejandro Guerra Hoyos se reintegrará a sus bregas políticas el lunes.

Sus amigos le piden que se serene y su familia que se retire de la política, pero él cree que tiene una misión qué cumplir en defensa de la justicia y la equidad.

¿Cómo va su recuperación?
"Perdí más de dos litros de sangre. Se me hizo transfusión en Sincelejo. Hice un shock hipovolémico muy severo. Gracias a Dios los médicos en Sincelejo pudieron atender a tiempo, a pesar que fueron dos horas mientras entraba a cirugía a extraer el arma cortopunzante de 17 centímetros que gracias a Dios quedó dentro del pulmón y no volvió a salir para que el agresor repitiera. Habría sido fatal. En lo respiratorio he mejorado mucho por las terapias, diría un 90%. Me alcanzo en la respiración, pero eso no impide que esté en los debates desde el lunes. Hay una secuela en el dolor por el trauma causado. Los nervios intercostales están lesionados y por ello la sensibilidad de ardor aumenta".

¿Qué lecciones le quedan?
"Primero me dediqué a mi recuperación, a pensar y agradecer al Señor la oportunidad que me brinda de tener vida para una misión y trascender. Fue un momento más de reflexión ante la situación que me permite estar con mi familia y mis 4 hijos. Cuando suceden estas cosas uno piensa no dejarlos, más aquellos que están más pequeños: de 9, 6 y 4 años. Queda claro que nací el 27 de agosto del 62, pero el 27 de marzo de 2013 volví a vivir. Un cumpleaños de nacimiento y otro de vida".

¿En medio de la crisis pensó que se iba a morir?
"En el momento que se da la agresión estamos a 30 minutos de un centro de salud. En ese tiempo la pérdida de sangre fue bastante. En la dificultad respiratoria que generaba una hipoxia nunca perdí el conocimiento, pero uno sí pierde la razón y empieza a rebobinar el tiempo, las experiencias, a recordar los abuelos, amigos, los que ya no están en la tierra y empieza uno a verse más del otro lado que en esta misión terrenal".

¿Por qué la familia cree que tras el ataque se puede esconder un atentado por su fiscalización política?
"En lo que sí estoy claro es que he ayudado a muchos, no solo en Medellín, también en Sucre, donde mi padre desde hace 50 años tiene propiedades ganaderas y de agricultura. La familia ha concluido después de ese día trágico que quien me agrede es sólo un instrumento: el autor material, y detrás de este atentado tiene que haber un autor intelectual que tienen que investigar las autoridades. Somos los más interesados que se esclarezca quién es el intelectual".

¿Enemigos políticos?
"Lo cierto es que he luchado contra la corrupción como senador. En esa época la denuncié por las regalías en Tolú, Coveñas y el golfo de Morrosquillo. Eso llevó a la destitución de alcaldes y aún a retención de concejales. No se puede descartar porque el joven también trabajó 4 años en Medellín. La corrupción es el principal flagelo del país para no lograr la equidad, la hemos combatido con la mayor convicción. Que estén enemigos detrás de ello, es posible que sea una motivación".

¿Volver es un milagro?
"Es un milagro que esté vivo. Por eso mi espiritualidad y acercamiento al Señor durante estos días ha sido fundamental para encontrar un argumento más y fortalecerlo para continuar viviendo".