Abdo, carta de continuidad en Paraguay

  • Abdo, a quien la oposición calificó como heredero de la dictadura, triunfó con un discurso basado en los consensos. FOTO afp
    Abdo, a quien la oposición calificó como heredero de la dictadura, triunfó con un discurso basado en los consensos. FOTO afp
Publicado el 24 de abril de 2018

Este lunes, con uno de los países más pequeños del continente amaneciendo tras la reñida jornada electoral que dejó como presidente a Mario Abdo Benítez (46 %) en detrimento de Efraín Alegre (42 %), toda la región se enfocó en el análisis sobre el triunfo de la derecha en ese país y las implicaciones que dejará.

Entre felicitaciones de los gobiernos de derecha de la región y Occidente (como Brasil, Argentina, Perú, España y Estados Unidos) las primeras palabras de Abdo fueron: “tenemos que construir un país con responsabilidad y seriedad, es lo que espera de nosotros el pueblo paraguayo. Es el momento de renovar el compromiso que hemos hecho durante nuestra campaña, hoy se acaban las divisiones estériles, se acabó el debate, vamos a ser un pueblo unido”.

¿Pero realmente existen opciones de que Paraguay, que no hace meses asistía a fuertes disturbios frente al Congreso en Asunción, pueda trabajar de la mano sin importar las ideas políticas? EL COLOMBIANO consultó con expertos que admitieron que Abdo ganó gracias a no cerrar tantas puertas en su campaña.

“Logró aglutinar tanto al voto del Partido Colorado (mayoritario en Paraguay) como a muchos de los que se oponían a la administración de su antecesor, Horacio Cartes, a pesar de que es del mismo grupo político. Fue a la vez oficialista y opositor. Es decir, mostró que con él es posible un viraje sin que se pierda el buen camino que Paraguay ha acumulado en los últimos años”, consideró Lisandro Sabanés, editor político del portal Letra P y docente de la Universidad Nacional de La Plata.

El país mantiene desde 2010 una de las más altas tasas de crecimiento en la región, se está modernizando y, a pesar de que tiene fuertes desafíos en el plano de la desigualdad, parece no querer grandes sobresaltos.

Precisamente, a ese desafío se refirió Estela Ruiz Díaz, columnista del diario Última Hora de Asunción: “Paraguay es un país profundamente desigual, con problemas en educación, salud y una pobreza muy alta. Pero veremos si Abdo avanza en esto, porque él solo representa el continuismo”.

Para ambos expertos, aún si tiene voluntad de hacerlo (ver ¿qué sigue?), tendrá muchas dificultades para gobernar con un Congreso que quedó dividido.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? negociar e ir por vía democrática

El Congreso paraguayo quedó sin mayoría clara para el Partido Colorado, por lo que Abdo se verá obligado a gobernar en minoría, “el Legislativo, clave en la política paraguaya (destituyó a Lugo en 2012 y evitó que Cartes se reeligiera), le augura problemas de gobernabilidad a Abdo”, advirtió Sabanés. Otro reto es demostrar que, aunque es “hijo del stronismo”, ya que su fenecido padre fue secretario del dictador Alfredo Stroessner, esa página quedó atrás.

Daniel Armirola Ricaurte

Salsero a ultranza. Volante de salida. San Lázaro me protege antes del cierre. Máster en Periodismo - El Mundo (España). Redactor Internacional - El Colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección