Argentina se detuvo para protestar contra Macri

  • Sindicalistas y partidos de izquierda se encontraron en la Plaza del Obelisco, en Buenos Aires, para protestar en contra del ajuste fiscal que propone el presidente Mauricio Macri. Las manifestaciones fueron, en su mayoría, pacíficas. FOTO efe
    Sindicalistas y partidos de izquierda se encontraron en la Plaza del Obelisco, en Buenos Aires, para protestar en contra del ajuste fiscal que propone el presidente Mauricio Macri. Las manifestaciones fueron, en su mayoría, pacíficas. FOTO efe
Por juliana gil gutiérrez | Publicado el 26 de junio de 2018
29

mil millones de pesos en pérdidas a la economía durante el paro nacional en Argentina.

Por tercera vez en quince meses Argentina se detuvo. Calles solas, un precario servicio de transporte público y el comercio cerrado fue el saldo del paro nacional convocado por la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, para protestar en contra de las políticas económicas del gobierno del presidente Mauricio Macri quien, a pesar de las medidas adoptadas, no ha logrado sacar al país de la crisis económica.

“El paro se hizo sentir, están paralizados la mayoría de los servicios”, comentó Heber Ybañez, un añatuyense que reside y trabaja en Buenos Aires. La movilidad se detuvo, desde colectivos y trenes, hasta los aviones dejaron de circular, a tal punto que algunas empresas no abrieron o implementaron el teletrabajo porque las personas no tenían cómo movilizarse. Ybañez explica que “hay cosas que están mal como aumentos en las tarifas y la inflación”, incluso las pequeñas y medianas empresas están cerrando.

Un trabajador de una empresa del sector automotor, en diálogo con EL COLOMBIANO, comentó que se unió al paro para protestar por la reforma que llevó Macri al Congreso, que pretende reducir las vacaciones a quince días al año, eliminar el pago de horas extras a los trabajadores y disminuir las indemnizaciones.

“No beneficia a los empleados, sino a las empresas. El presidente prometió inversiones y ajustes y no ha pasado nada” y agregó que durante el gobierno del Kirchnerismo la situación no andaba totalmente bien, pero la economía, de alguna forma, funcionaba. Concluyó señalando que está en desacuerdo con que en las protestas se apele a la violencia, por eso prefiere decir sí a un paro nacional en busca de que el gobierno escuche las propuestas.

Aunque algunas personas prefieren protestar de forma pacífica, otros sectores bloquearon las vías de acceso y principales avenidas, especialmente en Buenos Aires. La agencia AFP reseñó que un líder del Partido Obrero aseguró que “un paro general no es suficiente”, sino que se necesita “un plan de lucha para derrotar la guerra contra los trabajadores”, en medio de los bloqueos.

Costos del paro

El ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, indicó que el paro costaría casi 29 mil millones de pesos argentinos al país y que la única forma de sacar adelante la situación que vive Argentina es “trabajando”. El gobierno ha manifestado su desacuerdo con la protesta de los trabajadores.

Y es que el paro es respaldado por la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, que integra a los gremios textil, industrial, de alimentos, tecnología, comunicación y reciclaje. Esta entidad asegura que las políticas de Macri han promovido la apertura indiscriminada de las importaciones y la destrucción del mercado interno.

Desconfianza, el problema

El gobierno de Mauricio Macri ha implementado políticas para mejorar la situación económica del país, como reformas ante el Congreso o el reciente préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), medidas que no han convencido ni a la sociedad, ni a los inversionistas. Expertos y ciudadanos coinciden en que la desconfianza en la economía es el principal problema. Mientras la gente cree que las cosas no mejoran, las empresas dudan en la solidez del mercado.

Alejandro Torres, profesor de Economía de la Universidad Eafit, explica que ya la población está sintiendo los efectos del déficit fiscal y que las “políticas de Macri no están funcionando”, motivo por el que la gente considera salir a paro. Comenta que “hay un factor muy complejo de entender y es el asunto de la credibilidad en los mercados internacionales y locales. Hasta que no se recupere, la efectividad del gobierno será difícil”.

Según Torres, el paro dejará como resultado una pérdida significativa en el comercio, pero lo más importante es el elemento político que enmarca las protestas.

Un dólar que no sube

Si bien la economía argentina no tiene, en teoría, al dólar como una moneda oficial, en la práctica las personas han tenido una relación estrecha con esta denominación, que ha sido la moneda de reserva, especialmente cuando se han presentado momentos de inflación. Las operaciones inmobiliarias o el costo de los vehículos se calculan en dólares, aunque al momento de pagar se haga la conversión al peso argentino.

Florencia Carbone, editora de Trade News, un portal de ese país especializado en economía, cuenta que, cuando el peso se devalúa y el dólar aumenta “la gente va al supermercado y encuentra que los precios subieron, a veces por la relación directa con esta moneda, otras porque ante la duda las empresas se cubren aumentando el valor del producto”. Para la especialista esto se convierte en un efecto “rueda”, un círculo vicioso, cuya afectación ya sintió, en gran medida, la comunidad.

Además, la inflación afecta cada vez más al país. Aunque el gobierno ha promovido préstamos bancarios para favorecer la adquisición de viviendas, estos están atados a la inflación y a la cotización del dólar, factores que han hecho casi imposible para muchas personas poder acceder a ellos o cubrir los créditos que ya tenían. En otras palabras, un sector fuerte de la economía está detenido. A esta crisis se le suma los problemas con la producción de soja, que es una de las materias primas más importantes que se producen porque la cosecha disminuyó a causa de la sequía.

Las fuentes consultadas por EL COLOMBIANO coincidieron con que los efectos del paro fueron notorios. Por ahora, la situación no parece mejorar, en una Argentina que lleva meses intentando crear confianza en el mercado internacional para favorecer la inversión y lograr sanar las heridas económicas que tienen a la población detenida y en contra del gobierno.

Contexto de la Noticia

radiografía Las aerolíneas también pararon

Se estima que cerca de 600 vuelos fueron cancelados ayer durante el paro nacional en Argentina, afectando a 71 mil pasajeros. Los aeropuertos más afectados fueron el Jorge Newbery de Buenos Aires y el internacional de Ezeiza, de la misma ciudad. la protesta provocó retrasos, cancelaciones y reprogramación de vuelos. La situación empeoró debido a que los sindicatos aeronáuticos se unieron al cese de 24 horas. Las aerolíneas brasileñas y extranjeras que tenían vuelos programados a ese país cancelaron los trayectos, afectando operaciones de empresas como Latam, Gol Aerolíneas Argentinas, Emirates, Qatar, Ehiopian y Swiss.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección