¿Volverán a su país 6.591 ‘dreamers’ colombianos?

Por mariana escobar roldán | Publicado el 05 de octubre de 2017
0,98

por ciento es la tasa de escarcelamiento de los dreamers en EE. UU.

en definitiva

Las políticas de Donald Trump contra los beneficiarios del DACA resultan discriminatorias y podrían generar impactos serios en las economías americana y latinoamericana.

Si se pone en marcha la decisión de Donald Trump de poner fin a la protección de la que gozaban 800.000 indocumentados que llegaron a ese país siendo niños (DACA, como se conoce el programa instaurado por Barack Obama), a Estados Unidos le esperan efectos desastrosos.

Aunque el Gobierno le dio seis meses al Congreso para encontrar una alternativa (se teme que no haya acuerdo entre demócratas y republicanos), a los afectados les preocupa ser deportados, pero también perder el seguro médico, el permiso de trabajo, la licencia de conducción, la posibilidad de tener una cuenta bancaria, todos esos beneficios que a la final estaban aportando a la economía americana.

El Centro para el Progreso Americano, un centro de análisis de los demócratas en Washington, calculó que con la derogación del DACA 11.000 personas pueden ser despedidas cada semana en 2018, eso equivale a una persona desempleada cada 13 segundos en EE. UU.

El hecho de que casi el 91% de los beneficiarios tengan en la actualidad un empleo agrava las secuelas. Por eso, insiste el Centro, su eliminación le costaría al país 460.300 millones de dólares en pérdidas de PIB durante una década y recortaría las contribuciones al Seguro Social en 24.600 millones de dólares por el mismo lapso.

¿Y si llegan a Colombia?
Con un escenario así, y en el que 800.000 personas se verían obligadas a quedar indocumentadas o migrar, Colombia debería estar preguntándose cómo reaccionar si los 6.591 connacionales que se encuentran en esa situación deciden volver al país en el que nacieron.

Sebastián Bitar, internacionalista y director del pregrado en Gobierno de la Universidad de Los Andes, cree que para muchos los “dreamers”, como son conocidos esos jóvenes, volver a Colombia sería una tragedia: “muchos no aprendieron español y no saben vivir en otro país”.

En eso coincide Fernando Neira, experto en migraciones del Centro de Investigación en América Latina de la Universidad Autónoma de México (Unam). Según dice, la decisión de Trump, que parte de lo ideológico y que califica como “racista”, sería desastroso para los que tengan que retornar a la región. “A diferencia de otros migrantes, los dreamers llegaron a Estados Unidos a edades muy tempranas y a esta altura ya han incorporado el estilo de vida americana, en lo laboral, lo social y lo político”, apunta.

Si se les saca, tanto México (de donde son el 78 %) como Colombia no estarían en capacidad de asumir el retorno de esos flujos. “Nuestros países no tienen la estructura de carácter académico y laboral que les permita adaptarse, o al menos no con las condiciones que ya tienen”, sugiere Neira, y añade que todavía más delicada sería la situación de niños y jóvenes, porque carecen del idioma y del contexto local para insertarlos en el ámbito escolar colombiano.

Para el experto de la Unam, el hecho de que en Colombia estemos en vísperas de años electorales, complica todo. “Muchas decisiones que van a tomar los líderes pasaron por el populismo, más que por dar soluciones reales”, concluye.

Una larga adaptación
Pero Bitar no descarta que la llegada de los dreamers sea también una oportunidad para Colombia.

Esas personas han sido importantes impulsores del crecimiento económico en sus comunidades. Casi el 6% tienen empresa e incluso emplean a ciudadanos estadounidenses. Además, el 55% tienen al menos un vehículo y uno de cada diez han comprado su primera casa, según revela el Centro para el Progreso Americano.

Bitar resalta que esos jóvenes han gozado además de buena preparación en EE. UU. desde su infancia, y Colombia debería aprovecharlos para ubicarlos en procesos productivos que permitan incluso explotar positivamente la relación con Washington más adelante. “Su perfil socio económico y su capital humano y social se puede aprovechar”, añade.

María Alejandra González, profesora de Administración de empresas en la Universidad Eafit, cree en cambio que en Colombia tendría que haber un programa de integración para esos profesionales, porque de lo contrario habría caos.

“Ahora nos encontramos con que la posibilidad de inserción en el mercado laboral dentro de las instituciones de centros de educación e investigación es muy poca”, resalta González, y añade que Colciencias ha limitado los recursos para la investigación, mientras no son claros los incentivos desde el Estado y las empresas para hacer proyectos de desarrollo en conjunto.

A eso se suma que cuando los profesionales tienen altos niveles de preparación, la mayoría no necesariamente tienen competencias de emprendimiento que les permita generar sus propias iniciativas de negocio, y en cambio han trabajado con un nivel de supervisión muy alto y son muy dependientes de estar dentro de una organización, por lo que limitan sus posibilidades en el país.

Distinto sería la situación para los dreamers menos calificados que lleguen a Colombia. González explica que puede haber sectores interesados en esa población retornada. Por ejemplo, en el campo y la construcción hay dificultad para hallar mano de obra.

Sobre el tema del nivel educativo de los dreamers, el investigador de la Universidad de Harvard Roberto G. González afirma que hay menor preparación entre estos beneficiarios de lo que especulan los políticos para defender el programa.

El experto entrevistó a más de 2.000 beneficiarios del DACA, y encontró que solo el 22 % ha estudiado una carrera, cuando el promedio de EE. UU. es 32 %. Además, el 21 % dejó la escuela, muy por encima de la tasa de deserción nacional de 5.9 %.

Aunque no necesariamente sean altamente capacitados y aunque les cueste adaptarse al contexto laboral nacional, los dreamers nacidos Colombia deberían tener chance de volver a su país.

Contexto de la Noticia

OPINIóN el riesgo de la ruptura familiar

Image
María Teresa palacios
Experta en migraciones
“La medida de Trump de criminalizar la migración desconoce el arraigo que pueden tener estos jóvenes al ser llevados desde niños y puede atentar en contra de la unidad familiar. Este es un tema de gran sensibilidad en términos de derechos humanos, incluso los países europeos lo han respetado. En Colombia tendremos que prepararnos para no revictimizarlos. La pregunta es si ellos están listos para volver”.
Mariana Escobar Roldán

Periodista del área Internacional de EL COLOMBIANO.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección