EE.UU. y Arabia Saudí, una amistad que no flaquea

  • Organismos de inteligencia de Turquía ingresaron ayer al consulado de Arabia Saudí en Estambul para investigar la desaparición del periodista Jamal Khashoggi. FOTO efe
    Organismos de inteligencia de Turquía ingresaron ayer al consulado de Arabia Saudí en Estambul para investigar la desaparición del periodista Jamal Khashoggi. FOTO efe
Por juliana gil gutiérrez | Publicado el 13 de octubre de 2018
en definitiva

La relación entre Arabia Saudí y EE.UU. se hizo más estrecha con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Por este motivo, EE.UU. no ha tomado una posición fuerte sobre la desaparición.

El desconocimiento del paradero de Jamal Khashoggi, un periodista de Arabia Saudí opositor de la monarquía de ese país, quien vivía en Estados Unidos, ocasionó que el presidente Donald Trump fuera blanco de críticas y que la comunidad internacional evidenciara, una vez más, la cercanía entre los norteamericanos y este país de Medio Oriente.

Todo comenzó el pasado 2 de octubre, cuando el periodista entró al consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía). Desde ese momento, se conoce el vídeo de una cámara de seguridad que muestra cómo el hombre, que vestía un traje oscuro, entró al lugar, pero jamás salió y desde ese entonces está desaparecido. Incluso, una de las teorías que toma fuerza es que Jamal habría sido asesinado dentro del consulado, aunque aún no se ha encontrado un cuerpo que demuestre esta hipótesis.

Ante la extraña situación, senadores republicanos y demócratas criticaron que Trump no tomara una posición contundente al respecto. El mandatario se pronunció sobre el tema durante una entrevista con Fox News, asegurando que estos casos no se pueden permitir, que EE.UU. ha sido firme y que aportó investigadores para trabajar con Turquía y Arabia Saudí en las pesquisas de la desaparición.

Trump, ¿permisivo?

Marcos Peckel, internacionalista y profesor de las universidades Externado y del Rosario, explica que “las relaciones entre ambos países son muy sensibles. Arabia es uno de los principales aliados de la administración Trump y por eso él no tomará una posición demasiado estricta y su forma de salirse del tema es creando comisiones de investigación”, como la que entró en marcha ayer para, según el gobierno, conseguir pistas de su desaparición.

Esta relación está enmarcada en un contexto económico por dos factores clave: el petróleo y los intercambios comerciales con armas. De acuerdo con cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Opep, en septiembre de este año el país produjo 10,5 millones de barriles de petróleo diarios, cifra que lo posesiona como uno de las potencias petroleras. Respecto al tema armamentístico, según datos del Instituto Internacional Sobre la Paz de Estocolmo, en 2017 este fue el tercer país que más gastó en armas, con un monto de 69,4 mil millones de dólares y ocupó el segundo lugar entre los países con mayores importaciones.

“El presidente está tomando una posición que él justifica con una venta de armas a Arabia Saudí que se supone alcanzaría cien millones de dólares. Dice que no quiere hacer daño a esa ganancia para el país porque representaría ingresos y quiere evitar que Arabia no acuda a Rusia o a China”, explica Emilio Viano, docente de política internacional de la Universidad Americana de Washington.

Viano agrega que también puede haber asuntos económicos para la empresa de Trump que señalarían que él “piensa en el norteamericano, pero también en sus intereses económicos, en el presente y el futuro”.

La cercanía crece

Como Peckel y Viano, Juan Sebastián Brizneda, internacionalista de la Universidad Javeriana, reconoce la estrecha relación de Estados Unidos y Arabia Saudí e indica que “el incidente puede no escalar”. Entonces, la desaparición del periodista Jamal Khashoggi tiende a quedarse en el olvido a pesar de las críticas de los senadores estadounidenses y las alertas de la comunidad internacional sobre este caso. Como lo dice el profesor Peckel, en esta región no se piensa mucho en Derechos Humanos, sino en geopolítica.

Contexto de la Noticia

Paréntesis viejos aliados en el ámbito comercial

En 1945 ambos países firmaron el Pacto de Quincy. De acuerdo con el internacionalista Sebastián Brizneda, este pacto señalaba que Arabia Saudí cumpliría los acuerdos económicos sobre el petróleo y Estados unidos no podría inmiscuirse en ninguno de los asuntos nacionales e internos de este país, por eso, “en lo que respecta a política exterior ni Estados Unidos ni Arabia Saudita se meterán el uno con el otro”. Con el comienzo de la Guerra Civil en Siria, el expresidente Barack Obama se alejó de Medio Oriente, pero, con la llegada a la Casa Blanca de Trump, los lazos se estrecharon.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección