Sueños que fueron explotados

  • Adentro de esta granja, la Policía halló a tres colombianos en condiciones infrahumanas. FOTO policía españa
    Adentro de esta granja, la Policía halló a tres colombianos en condiciones infrahumanas. FOTO policía españa
Por martín heredia amidoColaboración especial desde Madrid | Publicado el 30 de abril de 2018
Infografía
Sueños que fueron explotados
30

casos de trata de personas registró Colombia en marzo. De ellos 26 eran mujeres.

en definitiva

Cientos de colombianos caen cada año en las redes internacionales de tráfico de personas, la mayoría mujeres, pero muchos hombres terminan en granjas como la de Lugo.

A pesar de que la esclavitud fue abolida hace varias décadas, en algunas partes del planeta aún se registran casos de esta práctica inhumana. El más reciente fue revelado en España, cerca de la población de Sarria, en la provincia de Lugo, en donde fueron hallados tres colombianos explotados en una granja de cerdos

Jhon Henry tiene 44 años, hace cinco residió legalmente en España, donde trabajaba en empleos forestales y granjas. Volvió nuevamente al país ibérico con promesas de mejor vida, sin saber que sería sometido, junto a otros dos colombianos, a la esclavitud producto de la trata de personas. El ofrecimiento incluía un sueldo de mil euros al mes y permiso de residencia legal, sumado a una vivienda.

Trabajando una media de 11 a 12 horas diarias, todas esas promesas y sus derechos rápidamente se esfumaron. Vivía anexo a la granja de los cerdos, rodeado de ratas muertas, sin agua potable, con frío y humedad, en ese espacio contrajo varias enfermedades. Consciente de que sin papeles, ni dinero y con deudas estaba a merced de su empleadora, continuó con su trabajo hasta el martes pasado.

Ese día, la Policía de España allanó el lugar, tras haber detenido a una empresaria española que los tenía viviendo en dichas condiciones. Efectivos encontraron bolsas de basura acumuladas a la entrada, había suciedad por todas partes, y el inodoro no se podía usar porque las cañerías estaban atascadas, por lo que los tres colombianos rescatados vivían prácticamente entre sus excrementos y en un entorno putrefacto.

Viaje al infierno

En declaraciones, el abogado Ángel Vellé, que representa a Jhon Henry, aseguró que su cliente llegó “totalmente engañado”, su situación era miserable e inhumana. Él y los otros dos colombianos —de los que todavía no se conoce su identidad—, convivían con quince mil cerdos, tolerando un ambiente contaminado, sumado a lesiones sin atender como “heridas que le provocó uno de los porcinos, al morder una nalga, con desprendimiento de carne”, dice con crudeza el jurista.

En la granja se llevaba a cabo todo el proceso de la cría de cerdos, desde la inseminación de las madres hasta el matadero. La empleadora —no se filtró su nombre por pedido de las autoridades españolas— de unos 50 años, está siendo investigada por tres presuntos delitos de trata de seres humanos y otro de explotación laboral.

Esta le regaló a Jhon los billetes de avión, una estadía en un hotel y un seguro de viaje mientras llegaba a su granja. El sueldo nunca pasó de los 600 euros porque le descontaba ese billete de avión de su sueldo. Tras su llegada Jhon trabajó de sol a sol, siendo tratado con la misma atención que los animales a los que cuidaba. Tuvo que comprar todos los materiales para trabajar, como fundas o botas.

Los agentes actuaron un mes después de que él mismo, aconsejado por su abogado, interpuso una denuncia en la comisaría de Policía de Lugo. Para poder denunciarla tuvo que aprovechar el único día libre de la semana que su jefa le dejaba. Vellé recuerda que “Jhon me explicó su situación y optamos por presentar una denuncia. Se continuará con las acciones legales, pero las perspectivas son optimistas”.

Mayra Rubio, abogada hispano-mexicana del Consulado de México en Madrid, considera que la empleadora simuló una situación laboral que debe ser castigada y que los damnificados, u otras personas en igual situación, no deben tener temor por su estatus irregular, ya que tienen garantizados sus derechos laborales: “con el arraigo en España, cuando un trabajador es explotado, sin que se pague un salario y acreditando seis meses de trabajo ilegalmente, se puede denunciar y conseguir un permiso laboral”. En este caso en particular, la jurista resalta la importancia de denunciar ante la policía local, ya que son “víctimas de trata”.

No tan insólito

En un país con abundante mano de obra marcada por la precarización y la necesidad, la explotación que vivieron estos colombianos, siendo por demás extrema, caracteriza una situación real: un retroceso brutal en el tiempo de las relaciones laborales. Los trabajadores extranjeros irregulares en España las califican peores de las que había hace unos 20 años. “Es una situación de supervivencia: trabajos en la economía sumergida y muy precarizados, dificultad de acceso a una vivienda digna y, por tanto, al padrón y a atención médica más allá de urgencias”, recalca Rubio, asegurando que es necesario realizar todos los procedimientos legales en el país de origen para no sufrir estas vejaciones.

Un total de 5.695 personas han sido liberadas en España por las fuerzas de seguridad como víctimas de trata y explotación, de 2012 a 2017, según el Ministerio del Interior de ese país.

Cifras emanadas del sector privado revelan que el 35 % de personas que viajan desde Colombia a España se arriesgan a una vida como irregulares. Detrás de este número se esconden miles de sueños.

El dilema que genera a cualquier trabajador irregular como Jhon es el miedo, que conlleva a la propia irregularidad migratoria, el temor a la detención de la policía, o el peor, a la expulsión.

Pero tal como recalcó el abogado de estos tres colombianos liberados de la esclavitud, “mis clientes están en protección por posibles víctimas de trata de seres humanos hasta fines de junio, cuando podrán optar a un permiso de residencia de un año”, todo por superar su temor y hacer la denuncia.

Contexto de la Noticia

OPINIóN hay menos temor para denunciar

héctor olimpo espinosa
Viceministro del Interior
“En los últimos años han aumentado las denuncias de trata de personas con víctimas colombianas, pero no necesariamente porque hayan incrementado los casos, sino porque la gente está más informada sobre el tema. El fenómeno es cada vez más visible y las campañas de sensibilización han servido. En el caso puntual de los tres colombianos en España, estamos esperando que la Cancillería haga las gestiones respectivas”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección